•   Manila  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El norte de Filipinas permanece en alerta ante la llegada de la tormenta tropical "Kai-Tak", que amenaza con agravar las inundaciones que en la última semana han causado 95 muertos y más de 3,7 millones de afectados.

Según el último boletín del servicio meteorológico filipino (Pagasa), la tormenta se encuentra a menos de 300 kilómetros del norte de la isla de Luzón y arrastra vientos sostenidos de 65 kilómetros por hora, con ráfagas de 80 kilómetros por hora.

Un total de 14 provincias del norte de Luzón han declarado una alerta moderada por temor a que las lluvias agraven las inundaciones que han afectado a esa región en la última semana y que han causado 95 muertos en todo el país.

Según los últimos datos del Centro Nacional de Prevención de Desastres, más de 3,7 millones de personas han resultado afectadas, de las que 334.000 siguen siendo atendidas en 808 centros de evacuación.

Las autoridades tratan de mantener unas condiciones de higiene óptimas en estos centros y han hecho llamamientos para la donación de comida, artículos de higiene y medicinas que prevengan las infecciones.

La mayor preocupación de las autoridades sanitarias es evitar una epidemia de leptospirosis, una enfermedad infecciosa que se contagia en zonas inundadas a través de la orina de las ratas y otros animales urbanos.

El Departamento de Sanidad del distrito de Quezon, en las afueras de Manila, informó hoy de que ha detectado un centenar de posibles casos de esta enfermedad.

Antonieta Inumerable, directora del departamento, aseguró al periódico "Daily Inquirer" que las personas afectadas están en observación ya que tenían fiebre alta y dolores musculares, dos de los síntomas de la leptospirosis.

En 2009, al menos 249 personas murieron a causa de la leptospirosis tras las inundaciones provocadas por los monzones en Filipinas.