•   LA GOMERA, ESPAÑA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El incendio que arrasó más de 4,000 hectáreas de vegetación en la pequeña isla española de La Gomera, en las Canarias, perdió intensidad este martes, permitiendo el retorno a sus hogares de la mayor parte de los evacuados pero dejando tras de sí paisajes de desolación.

Miles de habitantes de la zona suroeste de la isla pudieron volver a sus pueblos desde el lunes por la noche, para descubrir sus cultivos devastados y en algunos casos sus casas quemadas.

"Ha sido muy devastador", afirma Verónica Chinea Chinea, una canaria de 37 años que acaba de regresar a su hogar, en la parte alta de la localidad costera de Valle Gran Rey.
"Para la gente que ha nacido aquí, que se ha criado aquí, pasará mucho tiempo para que se recupere", agrega.

Esta mujer, cuya familia vive de la agricultura, perdió todos sus campos: "teníamos uvas, frutales, lo hemos perdido todo; las uvas eran para recoger y hacer vino en breve, ya no hay nada".

Por suerte su casa está intacta. "La casa de mis abuelos se ha quemado", lamenta. "Es muy fuerte, muy impactante", añade.

Fuego se podía haber controlado

Como muchos de los habitantes de la isla, unos 5,000 de los cuales -casi la cuarta parte de la población- fueron evacuados entre el sábado y el lunes, Verónica considera que el desastre se podría haber evitado.

El fuego se declaró por primera vez el 4 de agosto, antes de ser controlado para volver a reactivarse el viernes en medio de una ola de calor acompañada de fuerte viento y falta de humedad.

"El fuego se hubiera podido evitar si los aviones se hubiesen quedado aquí", lamenta.

En total, más de 4,000 hectáreas de vegetación ardieron en la isla, entre ellas centenares en el parque natural de Garajonay, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.