•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estados Unidos instó este martes a China a que use su influencia para presionar al presidente de Siria, Bashar al Asad, para detener el derramamiento de sangre que vive su país desde hace más de un año, durante una visita de funcionarios estadounidenses y sirios a Pekín.

"Nuestra esperanza es que los chinos harán lo que puedan y usarán su influencia para alentar al régimen de Asad a detener la violencia", dijo a periodistas la portavoz del departamento de Estado, Victoria Nuland.

Washington también espera que China instará a Assad a cumplir con el plan de paz que elaboró el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, quien renunció el 2 de agosto a su misión como enviado especial en Siria por estimar que la comunidad internacional no apoyó lo suficiente sus esfuerzos.