•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Damasco aceptaría al exministro de Relaciones Exteriores de Argelia, Lakhdar Brahimi, como enviado especial de la ONU y Liga Árabe para Siria, pero éste pide el apoyo formal del Consejo de Seguridad antes de aceptar el puesto, informaron diplomáticos el martes.

El Consejo, formado por 15 países, está profundamente dividido en lo que concierne a la crisis en Siria, y Brahimi solicitó un gesto de "fuerte apoyo" como condición para suceder a Kofi Annan, dijo un diplomático que solicitó el anonimato.

Se espera que el nombramiento de Brahimi se produzca en los próximos días, pero los diplomáticos dijeron que el representante especial de la ONU no ha dado aún su consentimiento.

La renuncia de Annan

Kofi Annan renunció a su cargo de emisario internacional para Siria el 2 de agosto por estimar que las grandes potencias del Consejo de Seguridad no le dieron suficiente apoyo, y el 31 de agosto dejará oficialmente el puesto.

El gobierno sirio dio su acuerdo para que Brahimi, de 78 años, sea candidato al cargo de enviado especial para Siria, indicó el martes el portavoz de Annan, Ahmad Fawzi. No obstante, agregó que "aún no se ha tomado ninguna decisión" al respecto en la ONU.

"Brahimi quiere un compromiso por parte del Consejo de Seguridad," dijo este martes otro diplomático. "Considera que es crucial si quiere tener alguna posibilidad de éxito" como enviado para Siria, añadió.

La muestra de apoyo no necesariamente tiene que darse en forma de resolución, dijeron diplomáticos. Podría tratarse de un comunicado conjunto de los 15 países del Consejo.

China y Rusia, aliados del régimen sirio, vetaron tres resoluciones del Consejo de Seguridad que buscaban hacer presión sobre el presidente Bashar al Asad y amenazaban con sanciones.

Annan se quejó repetidamente sobre las divisiones en el Consejo de Seguridad y Brahimi dijo el viernes que ese cuerpo de la ONU y los Estados colindantes con Siria "deben unirse para garantizar que una transición política ocurra lo antes posible".