• Quito |
  • |
  • |
  • AFP

Ecuador concedió asilo diplomático al australiano Julian Assange, refugiado en su embajada en Londres, al considerar que existen riesgos para su integridad y su vida debido a las revelaciones que hizo a través del portal WikiLeaks, anunció el canciller Ricardo Patiño este jueves.

Ecuador "ha decidido conceder asilo diplomático" a Julian Assange, dijo Patiño en la sede de la cancillería en Quito e indicó que "la imputación de delitos de carácter político es lo que fundamenta su pedido".

El gobierno británico expresó su "decepción" por esa decisión y señaló que "cumplirá con la obligación de extraditar" a Assange.

El propio Assange reaccionó calificando a la decisión ecuatoriana como una "victoria importante para mí y mi gente".

"Tal vez la situación va a ser ahora más estresante", señaló en declaraciones hechas ante el personal de la embajada ecuatoriana en Londres.

Patiño aclaró que en caso de que Londres no le otorgue un salvoconducto que le permita salir de la sede de la legación diplomática y viajar a Quito, Assange "seguirá estando protegido por nuestra embajada" y descartó que esta decisión sobre el asilo implique una ruptura en las relaciones con Gran Bretaña.

"Lo que tendríamos que lograr para que el señor Assange pueda venir a nuestro país es que el gobierno británico ofrezca el salvoconducto, de tal manera que nosotros lo estamos pidiendo y esperamos que el gobierno británico lo pueda ofrecer".

Suecia convoca a embajador ecuatoriano

Suecia, en tanto, convocó al embajador ecuatoriano para que se explique sobre las acusaciones de parcialidad de la justicia sueca.

"Se espera al embajador de Ecuador en el ministerio lo antes posible. Las acusaciones que (el canciller ecuatoriano) vertió son graves y es inaceptable que Ecuador quiera detener el proceso judicial sueco y la cooperación judicial europea", declaró a la AFP el portavoz del ministerio sueco de Relaciones Exteriores, Anders Jörle.

Al conceder el asilo, el gobierno de Ecuador dio por válidos los argumentos de Assange, que denuncia una persecución política de varios países, especialmente Estados Unidos, debido a la publicación de de cientos de miles de cables diplomáticos y de documentos de Washington sobre las guerras de Irak y Afganistán.

"De darse una extradición a Estados Unidos, el señor Assange no tendría un juicio justo, podría ser juzgado por tribunales especiales o militares y no es inverosímil que se le aplique un trato cruel y degradante y se le condene a cadena perpetua o a la pena capital, con lo cual no serían respetados sus derechos humanos", dijo Patiño.

Minutos antes, el presidente Rafael Correa había escrito en Twitter: "Nadie nos va a atemorizar".

Assange, de 41 años, se refugió en la embajada ecuatoriana el 19 de junio.

En su argumentación, Ecuador consideró que si Assange "es reducido a prisión preventiva en Suecia se iniciará una cadena de sucesos que impedirían evitar una extradición" a un tercer país como Estados Unidos.

Además, señaló que su país de origen, Australia, ha fallado en brindarle "la debida protección".

El fundador de Wikileaks teme que Suecia no sea más que una etapa antes de un traslado a Estados Unidos para responder por eventuales acusaciones de espionaje. Un soldado estadounidense que está siendo juzgado por un tribunal militar estadounidense por haber filtrado miles de documentos secretos a Wikileaks, que los dio a publicidad.