• Miami, Florida, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

La tormenta tropical “Gordon”, la séptima de la temporada en la cuenca atlántica, se fortalecía anoche mientras avanzaba hacia el norte en aguas abiertas del Atlántico, de forma que este viernes podría convertirse en huracán.

En su boletín de las cinco de la tarde, el Centro Nacional de Huracanes, CNH, de Estados Unidos detalló anoche que “Gordon” se encontraba a 34.2 grados de latitud norte y a 52.1 grados de longitud oeste y que sus vientos máximos sostenidos alcanzaban los 100 kilómetros por hora, con rachas más fuertes.

Así, la tormenta se alejaba poco a poco de las Bermudas y estaba a unos 1,420 kilómetros al este, al tiempo que se acercaba a las Azores, aunque aún estaba a 2,285 kilómetros al oeste.

Su permanencia en aguas abiertas del Atlántico Norte hacía que esta tormenta no suponga amenaza alguna para zonas habitadas.

El sentido de su desplazamiento era cada vez más hacia el este y mantenía un rumbo de 70 grados, con una velocidad de traslación de 28 kilómetros por hora.

Los meteorólogos del CNH preveían que “Gordon” giraba paulatinamente hacia el este, lo que aún la mantendrá en aguas abiertas durante un par de días.

Al mismo tiempo estaba previsto que sus vientos máximos sostenidos tiendan a aumentar, con lo que “Gordon” podría convertirse en huracán durante la jornada de este viernes. El CNH advirtió que las Islas Azores deben “monitorear el progreso de Gordon”.

Gordon es la séptima tormenta que se forma en la temporada de huracanes para el Atlántico, mar Caribe y Golfo de México que corre del 1 de junio al 30 de noviembre.

Antes se formaron Alberto, Beryl, Chris, Debby, Ernesto y Florence. Ernesto ha sido de las tormentas más dañinas a su paso por el sur de México, en donde provocó severas inundaciones la semana pasada.