•   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un tribunal cubano condenó a penas de cárcel por corrupción a 12 directivos de la empresa estatal Cubaníquel, entre ellos tres exviceministros, en el marco de una cruzada anticorrupción lanzada por el presidente Raúl Castro, informó este martes el diario oficial Granma.

Los 12 funcionarios, incluidos tres exviceministros de la Industria Básica, fueron condenados por "cometer delitos asociados a la corrupción durante el proceso de negociación, contratación y ejecución del proyecto de expansión de la planta Pedro Soto Alba, ubicada en Moa (este), para la extracción, refinación y comercialización de níquel y cobalto", anunció Granma.

El juicio se inscribe dentro de una ofensiva contra la corrupción emprendida por Raúl Castro desde que asumiera el mando en 2006, en sustitución de su hermano enfermo Fidel Castro, en el único país comunista de Occidente.

El níquel es el principal producto de exportación cubano y la planta de Moa forma parte de una empresa mixta entre el Estado cubano y la compañía canadiense Sherritt International.

Hace casi dos años había sido destituida la entonces ministra de Industria Básica, Yadira García, por "deficiencias" en el control de las inversiones y del proceso productivo.

"En atención a la gravedad de estos hechos y sus nocivas consecuencias en una de las actividades estratégicas para la economía del país", el tribunal provincial de Holguín (este), condenó a 12 años, la sentencia más larga, al exviceministro Alfredo Zayas (2004-2007), director ejecutivo de la empresa.

A 10 años fue condenado el exviceministro Ricardo González (2001-2004 y 2007-2010), director de la Junta de Directores de la empresa y presidente del comité de dirección del proyecto, señaló el cotidiano.

El exviceministro Antonio de los Reyes (1980-1999), miembro del comité de dirección del proyecto, fue sentenciado a ocho años de cárcel.

Los otros nueve condenados, que ejercían diferentes cargos en la empresa, recibieron penas de cuatro a siete años de prisión.

Los doce condenados, así como la Fiscalía, tienen la posibilidad de apelar ante el Tribunal Supremo cubano.

Raúl Castro declaró el 29 de enero pasado, ante la primera Conferencia Nacional (congreso extraordinario) del gobernante Partido Comunista (único), que no tendría "contemplaciones" con los funcionarios corruptos.

"Afortunadamente, sin el peor ánimo de restarle gravedad a este mal, considero que nuestro país puede ganarle la batalla a la corrupción, primero frenarla y luego liquidarla sin contemplaciones de ningún tipo", dijo entonces.

El 19 de septiembre de 2010, la entonces ministra de la Industria Básica, Yadira García, había sido destituida por "deficiencias en la dirección del organismo, reflejadas de manera particular en el débil control sobre los recursos destinados al proceso inversionista y productivo", según la televisión cubana.

García también fue removida de su puesto en el selecto Buró Político del Partido.

Las autoridades cubanas han dicho que en el sector empresarial es donde hay más casos de corrupción, en un país donde el Estado controla más del 90% de la economía.