•   Tokio  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una periodista japonesa, Nika Yamamoto, murió el lunes cubriendo los combates en la ciudad siria de Alepo para una pequeña agencia nipona, Japan Press, anunció el martes un compatriota y colega que la acompañaba.

Otros tres reporteros, árabes y turcos, están desaparecidos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"Tuvimos confirmación de que se trata de Mika Yamamoto", de 45 años, indicó a la AFP un responsable del ministerio de Relaciones Exteriores de Japón.

Precisó que la periodista estaba cubriendo los enfrentamientos entre el Ejército y los rebeldes sirios en la segunda ciudad del país, Alepo (norte), cuando "se encontró en medio de un tiroteo".

Un colega de Japan Press presente en el momento del incidente, Kazutaka Sato, explicó a la televisión japonesa NTV que se toparon con "un grupo de soldados con uniforme de combate".

"El que iba delante llevaba casco y enseguida pensé que se trataba de tropas gubernamentales. Le dije (a Mika Yamamoto) que corriera. En ese momento, empezaron a disparar. Debíamos encontrarnos a menos de 20 ó 30 metros. Echamos a correr y nos dispersamos. No volví a ver a Yamamoto, luego me dijeron que fuera al hospital. Allí encontré su cuerpo", contó Kazutaka Sato.

La televisión pública NHK precisó, basada en otra entrevista de Sato, que los dos periodistas estaban haciendo un reportaje con el Ejército Sirio Libre, fuerza rebelde integrada por desertores y civiles armados.

Kazutaka Sato añadió que su colega recibió un balazo en el cuello, según la televisión japonesa TBS.

Militantes sirios citados por el Observatorio sirio de Derechos Humanos (OSDH) indicaron que la periodista resultó herida de gravedad el lunes cuando cubría enfrentamientos en un barrio de Alepo.

Según el OSDH el hecho ocurrió en Sleiman al Halabi, barrio del este de Alepo donde estallaron violentos enfrentamientos el lunes en la mañana entre tropas del régimen y rebeldes.

Abu Raashid, comandante de un grupo miembro del Ejército Sirio Libre (ESL), acusó "a las fuerzas leales" al régimen de Bashar al Asad de haber deliberadamente "apuntado" a la reportera japonesa.

El OSDH indicó además que otros tres periodistas estaban desaparecidos: una libanesa, un periodista árabe de nacionalidad no precisada, que trabajaba para un medio estadounidense, y un turco.

Un video colgado por activistas en YouTube mostró el cuerpo de una mujer yacente en una sala, presentada como la periodista japonesa muerta a manos de los "chabihas", milicianos leales al régimen.

Una herida profunda era visible en el antebrazo de esta mujer que parecía llevar chaleco antibalas. A su lado, Kazutaka Sato.

El portavoz del Gobierno japonés anunció que el cuerpo de la periodista fallecida fue transportado a Turquía.

Con Mika Yamamoto son cuatro los periodistas extranjeros muertos en Siria desde que comenzó la revuelta contra el régimen en marzo de 2011. Se trata del francés Gilles Jacquier, del canal France 2, el 11 de enero en Homs (centro), la estadounidense Marie Colvin, del diario británico The Sunday Times, y el fotógrafo francés Rémi Ochlik, muertos el 22 de febrero, también en Homs, en el bombardeo de un centro de prensa improvisado.