•   Buenos Aires/EFE  |
  •  |
  •  |

Un tribunal argentino inició hoy un juicio contra el último dictador del país, Reynaldo Bignone, y otros ocho acusados de cometer crímenes de lesa humanidad en perjuicio de 20 personas, entre ellas siete embarazadas que fueron secuestradas y asesinadas durante el régimen que gobernó de 1976 a 1983.

Bignone, quien en anteriores juicios recibió cuatro condenas por delitos cometidos durante la última dictadura argentina, estuvo hoy sentado en el banquillo de los acusados junto con los exmilitares Santiago Riveros y Eugenio GuarañabensPerelló por los crímenes cometidos en la guarnición militar bonaerense de Campo de Mayo.

En ese cuartel funcionó uno de los mayores centros clandestinos de detención del gobierno de facto y además una maternidad ilegal por la que se creen que pasaron varias mujeres secuestradas y actualmente desaparecidas.

También están imputados en la causa los ex militares Luis Sadí Pepa, Julio San Román, Hugo Castagno Monge y Carlos Eduardo Somoza y el antiguo oficial de inteligencia del Ejército Carlos del Señor Garzón y su esposa, María Francisca Morillo, acusados por la apropiación de Laura Catalina de Sanctis Ovando, cuya identidad fue restituida en 2008, precisaron fuentes judiciales.

El letrado de la Secretaría argentina de Derechos Humanos indicó que por la guarnición de Campo de Mayo "pasaron más de cinco mil víctimas y hubo una maternidad clandestina", aunque dijo que no hay datos precisos sobre el número de nacimientos allí registrados.