•   Tegucigalpa / EFE  |
  •  |
  •  |

Miles de maestros del sector público de Honduras bloquearon hoy las principales calles de Tegucigalpa, para exigir el pago de salarios y la derogación de la nueva ley del Instituto de Previsión del Magisterio (Inprema).

Los maestros bloquearon durante más de tres horas la circulación de vehículos entre las vías que conducen de Tegucigalpa hacia el sur y norte de Honduras, lo que generó un atasco de vehículos en toda la ciudad, según informes oficiales.

La movilización de los maestros fue convocada por la Federación de Organizaciones Magisteriales de Honduras (FOMH) para exigir al Gobierno que preside Porfirio Lobo el pago de salarios atrasados, así como la derogación de la nueva ley de Inprema y la Ley Fundamental de Educación aprobada en enero pasado por el Parlamento hondureño.

Los educadores rechazan la ley del Inprema por considerar que les afecta el aumento al monto de las cotizaciones y la edad para jubilarse.

El presidente del Colegio de Pedagogos de Honduras, Joel Espinal, dijo a periodistas que los maestros han tomado "como trinchera de lucha las calles, para hacer valer sus derechos".

El Gobierno ha "incumplido" a miles de maestros con el pago del salario mensual correspondiente a agosto, indicó el dirigente magisterial.

Según dirigentes magisteriales, al menos 5.800 maestros no han recibido el pago del salario mensual desde 2010, mientras la Secretaría de Educación no ha precisado las causas de la demora en la cancelación de esos salarios.

"Defenderemos con sangre y sudor en cada una de las calles de Tegucigalpa nuestros derechos", señaló la misma fuente.

Los educadores también rechazan la ampliación del año académico, que finaliza el 20 de noviembre, ya que las autoridades de Educación lo prolongaron hasta el 14 de diciembre por los días que los maestros no han impartido clases, que en lo que va del año superan las tres semanas en algunas ciudades.

Por su parte, el ministro hondureño de Educación, Marlon Escoto, dijo que dará seguimiento a los diferentes centros educativos del país para comprobar que los maestros están trabajando.

Escoto reafirmó que "el maestro que no trabaje y no tenga ninguna excusa se le deducirá el salario".

El alto funcionario anunció este miércoles que la secretaría de Educación deducirá el salario a unos 674 maestros que los días 21 y 22 no trabajaron por andar en protestas.

Marden Romero, comisario de Policía, dijo a periodistas que los maestros tienen derecho a protestar pero sin perjudicar la libre circulación de las personas.

La fuente advirtió a los manifestantes que bloquearon las calles de entrada y salida de Tegucigalpa que si no se retiraban serían desalojados.

Pero los maestros terminaron "voluntariamente" la protesta, que transcurrió sin incidentes mayores, hacia las 12.00 hora local (18.00 GMT), según reportes oficiales.

El paro, de dos días, afectó a más de 2,5 millones de estudiantes de los centros educativos del sector público de Honduras.