•   Miami, Florida, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Luisiana y Misisipi se afanaban ayer en tratar de recuperar la normalidad tras el lento paso de Isaac, que ha provocado la muerte de al menos cuatro personas y aún mantiene a más de medio millón de familias sin luz y barrios enteros inundados.

En forma de huracán categoría 1, Isaac tocó tierra en Luisiana, cerca de Nueva Orleans, al comienzo de la semana, coincidiendo con el séptimo aniversario del devastador Katrina, que provocó la muerte de más de 1,800 personas.

Aunque Isaac llegó con una intensidad mucho menor que Katrina, su amplitud y su lento desplazamiento hicieron que durante casi dos días las intensas lluvias provocaran estragos en ambos Estados.

Por el momento, 556,022 viviendas y negocios siguen sin electricidad en Luisiana y Misisipi principalmente, aunque también en Arkansas y Texas, según la compañía eléctrica Entergy, que sirve a esa área.

Las autoridades han contabilizado la muerte de al menos cuatro personas por causas relacionadas con este frente, que anoche se adentraba ya como depresión tropical en el Estado de Arkansas y probablemente llegara a Misuri.

Tráfico reabierto

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, detalló ayer en una conferencia de prensa que se ha reabierto el tráfico de embarcaciones, con ciertas restricciones, en el río Misisipi.

El aeropuerto de Nueva Orleans también reabrió este viernes después de tres días cerrado, según detalló el alcalde de esa ciudad, Mitch Landrieu, en otra conferencia de prensa, en la que apuntó que 128,000 casas y negocios, el 68% del total, siguen sin luz.

“Aunque estamos trabajando en ello, aún no hemos acabado, queda mucho trabajo por hacer”, así que “no es momento de bajar la guardia”, dijo Landrieu, quien detalló que la prioridad es restablecer el suministro eléctrico en “hospitales, tiendas de alimentación y productos básicos, gasolineras y servicios”.

El servicio de recolección de basura se reanudará hoy sábado y se han establecido tres puntos por la ciudad donde la Guardia Nacional está repartiendo agua, hielo, comida preparada y otros suministros básicos y seguirá haciéndolo hasta que los hogares recuperen la luz.

“De todas formas, en la ciudad hay ya muchos sitios abiertos donde se puede comprar comida y suministros”, dijo el alcalde. “En Walmart también estarán abiertos antes de que acabe el día” y “trabajamos con dueños de negocios para que se vayan abriendo cuanto antes las gasolineras. Ahora hay 19 funcionando”, agregó.

En el cercano distrito de Plaquemines, las autoridades abrieron de forma controlada un dique para ayudar a que el agua fluya en zonas inundadas.

Allí se encontraron los cuerpos de dos personas en el interior de una vivienda inundada, según el presidente de ese distrito, Billy Nungesser.

Previamente se había confirmado la muerte de una persona en Misisipi cuando un árbol cayó sobre el vehículo en el que viajaba y de otro hombre en Luisiana al caer de un árbol al que se había subido para ayudar a mover un automóvil.