•   Charlotte, EU  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ciudad de Charlotte se preparaba hoy con un gran despliegue policial y la llegada de miles de delegados demócratas para la convención con la que el partido busca recuperar el entusiasmo por el presidente de EU, Barack Obama, y nominarlo oficialmente candidato a la reelección.

Se trata de aprovechar la convención, que se inaugura oficialmente este martes, para “reafirmar” la visión de país de Obama, y movilizar a los votantes en estados indecisos como Carolina del Norte, donde se ubica Charlotte y donde el presidente ganó por apenas 14,000 votos en 2008.

Así lo explicaron hoy durante una conferencia de prensa el alcalde de Los Ángeles y presidente de la convención, Antonio Villaraigosa, y el alcalde de Charlotte, Anthony Foxx. A diferencia del aspirante presidencial republicano, Mitt Romney, Obama aprovechará el discurso del jueves, con el que aceptará formalmente la candidatura a la reelección, para “hablar honestamente sobre cómo restaurar la promesa del sueño americano”, indicó Villaraigosa, el primer presidente hispano de una convención.

Una encuesta realizada por la Elon University y el diario The Charlotte Observer, y divulgada hoy, muestra que si las elecciones fueran ahora, un 47% de los votantes de Carolina del Norte se decantaría por Romney frente al 43% que apoyaría a Obama.

En 2008, Obama fue el primer demócrata en conseguir una victoria en Carolina del Norte desde 1976.

Máxima seguridad

Varios miles de policías llegados desde distintos puntos del país están reforzando la seguridad de la ciudad, y se han registrado problemas menores con el tráfico por el corte de numerosas calles cercanas al Time Warner Arena, lugar de reunión de los delegados, y al estadio Bank of America, donde Obama dará su discurso el jueves.

Los 6,000 delegados de todo el país, de los que unos 800 son hispanos, debaten hoy los puntos de la plataforma de las líneas maestras que seguirá el partido en los próximos cuatro años, que debe ser votada y aprobada en esta convención.

El tema migratorio

Esa plataforma, que resume la base ideológica del partido, incluirá un apoyo claro a la reforma migratoria y al “Dream Act” para legalizar a ciertos estudiantes indocumentados, según adelantó Villaraigosa.

 

Candidatos en debate deportivo

Washington / EFE
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, respondió ayer durante un evento de campaña en Ohio al símil deportivo que hizo el pasado jueves su rival republicano, Mitt Romney, y aseguró que el exgobernador de Massachusetts “debería patear bien lejos su libro de jugadas económicas”.
El pasado jueves, durante el discurso de aceptación de su nominación como candidato a la presidencia por el Partido Republicano, Romney dijo que era necesario “cambiar de entrenador”, refiriéndose a Obama al frente de la Casa Blanca.
Obama continuó con las metáforas deportivas, y aludiendo al fútbol americano, que comienza hoy su temporada, el presidente enumeró lo que, a su juicio, hará el candidato republicano con la economía si llega a la presidencia.
En el primer down (intento), Romney aumentaría los impuestos a la clase media con el fin de dar incentivos fiscales a los ricos, aseguró.
En el segundo “(Romney) decidirá en el último momento”, y desmontará la Ley de Salud, además de las regulaciones financieras y sobre medioambiente; y en el tercero, agregó, “llamará a la Virgen María”, que en la jerga de fútbol americano implica dar un pase desesperado, “y acabará con el Medicare, tal como lo conocemos”.
“Ese es su libro de jugadas. Ese es su plan económico”, subrayó ayer, Día del Trabajo en EU, en Toledo (Ohio), ante un sindicato de trabajadores de la automoción.
El presidente estadounidense se refirió, además, a la Convención Republicana que tuvo lugar la semana pasada en Tampa, Florida, tres días que consideró “repletos de una agenda del siglo pasado”.