•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Mario Cárdenas Guillén, uno de los dos principales jefes del cartel del Golfo y hermano del líder histórico de ese grupo criminal, Osiel Cárdenas Guillen, encarcelado en Estados Unidos, fue detenido por militares mexicanos, informó el martes la Marina de Guerra de México.

Mario Cárdenas Guillén, apodado 'El Gordo', "uno de los principales líderes" del cártel del Golfo fue detenido el lunes por infantes de marina en la comunidad de Altamira, en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos, informó a la prensa José Luis Vergara, vocero de la secretaría de Marina.

El presunto narcotraficante forma parte del llamado "liderazgo histórico" del cartel del Golfo, encabezado por su hermano Osiel, quien fue capturado en 2003 y en 2005 extraditado a Estados Unidos, donde purga una condena de 25 años de prisión.

Antonio Cárdenas Guillén, alias “Tony Tormenta”, se hizo entonces cargo del liderazgo del grupo criminal hasta su muerte, en 2010, abatido por militares.

Vergara explicó que tras la muerte de "Tony Tormenta", el cartel del Golfo se dividió en dos vertientes, una de ellas encabezada por Mario Cárdenas Guillén.

El presunto narcotraficante, que fue presentado a la prensa, ya había sido detenido en 1995 "por delitos de delincuencia organizada y contra la salud" (narcotráfico) y salió de prisión en 2007, añadió Vergara.

El cártel del Golfo, cuyo poderío, según las autoridades, se ha visto debilitado tras su escisión de los Zetas, creado por ex militares de élite a los que los Cárdenas Guillén reclutaron como pistoleros a mediados de los 1990, actúa principalmente en Tamaulipas.

Según la fiscalía general mexicana, desde la cárcel Cárdenas Guillén se hacía cargo del tráfico de cocaína y marihuana y hay varias investigaciones abiertas en su contra por estos delitos.