• Charlotte, EU |
  • |
  • |
  • AFP

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama defendió este miércoles ante delegados hispanos el gobierno "inclusivo" de su marido y prometió que seguirá luchando por la legalización de estudiantes indocumentados en un evento donde pidió el apoyo del voto latino.

"Conozco bien a mi esposo, y sé que ha sido un presidente extraordinario", dijo ante un centenar de delegados hispanos que se reunieron con varios de sus líderes políticos el miércoles en el centro de convenciones de Charlotte, donde se realiza la convención nacional demócrata que el jueves investirá al presidente como candidato a las elecciones de noviembre.

"El recorrido de Barack, realmente refleja la visión inclusiva que tiene para el país", dijo Michelle Obama, que admitió haber dormido poco después de "la gran noche" que vivió el martes cuando ofreció un conmovedor discurso ante la militancia demócrata.

La primera dama volvió a recordar que "todos deben tener una oportunidad justa para tener éxito en este país si estamos dispuestos a trabajar por ello, y yo sé que estamos dispuestos a hacerlo", dijo ante el electorado hispano.

"No tenemos un solo minuto que perder. Su apoyo es crucial", agregó tras prometer que en un segundo gobierno su esposo seguirá luchando por lograr la ley del Dream Act, como se denomina al proyecto legislativo varias veces frenado en Washington para legalizar a miles de estudiantes indocumentados en Estados Unidos.

Sonriente, jovial y con gran rapidez para responder a las bromas del público, la señora Obama fue la invitada de honor a dos caucus (asambleas populares) de minorías, la latina y la afroamericana, que apoyan por abrumadora mayoría al Presidente para las elecciones en las que enfrentará al republicano Mitt Romney.

Los demócratas dieron un papel protagónico a los hispanos en esta convención, presidida por el alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, y otorgaron al joven alcalde de San Antonio, Texas, Julián Castro, la responsabilidad de dar el discurso principal de apertura el martes, el primer hispano en lograrlo.

Las palabras de este joven político, de 37 años, fueron ampliamente celebradas por analistas, mientras los medios especulaban si el apodado "Obama latino" podría convertirse en el primer presidente hispano de Estados Unidos.

Bill Clinton entra en escena

El expresidente estadounidense Bill Clinton acudirá este miércoles en apoyo del actual mandatario Barack Obama en la convención demócrata en Carolina del Norte, donde el masivo discurso del Presidente para su investidura el jueves como candidato se redujo a causa del mal tiempo.

Sonriente y caminando relajado, el presidente Obama llegó en la tarde a Charlotte, Carolina del Norte (sureste), donde el jueves será investido como candidato a la reelección en la votación del 6 de noviembre durante el cierre de la convención nacional demócrata ante unos 6.000 delegados de todas partes del país.

Clinton (1993-2001), uno de los expresidentes estadounidenses más populares en la Historia de este país, subirá al podio del Time Warner Arena a las 22H30 locales (02H30 GMT del jueves) para convencer a la militancia que el plan económico y social de Obama es el correcto para la mayoría y por ello merece cuatro años más en la Casa Blanca.

Los demócratas esperan que Clinton recree el clima de éxtasis que provocaron el martes en la noche la joven estrella política latina, Julián Castro, alcalde de San Antonio, Texas, y luego la primera dama Michelle Obama, ambos con discursos diferentes, pero que coincidieron en resaltar la figura del actual presidente como un hombre común, que quiere el bienestar social en el país.

Clinton no se saldrá de este libreto: "Esta elección para mí es sobre cuál candidato está más próximo a regresarnos a la época del pleno empleo. Es una elección clara", lanza el expresidente en una serie de avisos divulgados antes de su discurso.

"El plan republicano es cortar más impuestos sobre las personas de altos ingresos y volver a la desregulación. Eso es lo que nos metió en problemas", afirma.