•   Charlotte, EU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El expresidente estadounidense Bill Clinton será clave en su apoyo al actual mandatario, Barack Obama, en la convención demócrata en Carolina del Norte, donde el multitudinario discurso para la investidura el jueves del Presidente como candidato se redujo a causa del mal tiempo.

Clinton, uno de los expresidentes estadounidenses más populares en la historia de este país, subiría al podio del Time Warner Arena de Charlotte a las ocho de la noche, hora de Nicaragua, para convencer a los 6,000 delegados que el plan económico y social de Obama es el correcto para la mayoría, y por ello merece cuatro años más en la Casa Blanca.

Los demócratas esperaban que Clinton continuara con el clima de éxtasis que provocaron el martes en la noche la joven estrella política latina, Julián Castro, Alcalde de San Antonio, Texas, y luego la primera dama Michelle Obama, ambos con discursos diferentes, pero que coincidieron en resaltar la figura de actual Presidente como un hombre común, que quiere el bienestar social en el país.

"Una elección clara"

Clinton no se saldrá de este libreto: “Esta elección para mí es sobre cuál candidato está más próximo a regresarnos a la época del pleno empleo. Es una elección clara”, lanza el expresidente en una serie de avisos divulgados antes de su discurso.

“El plan republicano es cortar más impuestos sobre las personas de altos ingresos y volver a la desregulación. Eso es lo que nos metió en problemas”, afirma.

En cambio, “el presidente Obama tiene un plan para reconstruir Estados Unidos de abajo hacia arriba, invertir en innovación, educación y capacitación laboral. Esto funciona solamente si hay una clase media fuerte. Eso es lo que pasó cuando yo era presidente. Tenemos que seguir adelante con su plan”, señaló Clinton, que comandó el país entre 1993 y 2001, años recordados por la bonanza entre la clase trabajadora.

El presidente Obama llegó ayer a Charlotte, donde su esposa se encuentra activamente en campaña por su reelección, antes de acompañarlo el jueves al discurso de su investidura.

Cambio de lugar

El discurso estaba programado para realizarse en el estadio Bank of America, con capacidad para 73,000 personas. Pero el centro de la convención, donde se desarrolla desde el martes la gran concentración demócrata, cuenta con sólo 13,000 plazas.

Asteriscos de la Convención Demócrata

El voto hispano representó cerca del 9% en las elecciones de 2008 y se espera que pueda llegar hasta el 11% en los próximos comicios.
De los 6,000 delegados que participan en la convención unos 800 son hispanos y la mayoría mujeres.
La primera dama Michelle Obama supera en popularidad a su esposo, se despidió con un “Sí se puede” en español y repartió besos y abrazos entre los asistentes a la convención.
Los demócratas resultaron ser más “twiteros” que los republicanos, porque según CNN, solo en el primer día escribieron 3 millones comparados con los cuatro millones que se habían escrito desde la convención republicana.
El rabino David Wolpe, a cuya congregación de Los Ángeles pertenecieron Mónica Lewinsky y su familia durante años, pronunció ayer la bendición en la Convención    Demócrata, justo después de la intervención del expresidente Bill Clinton.
Las actrices Natalie Portman y Scarlett Johansson hablarán ante la Convención Demócrata el jueves, la misma noche en la que hablará Barack Obama.
Miles de voluntarios que han trabajado durante días en la Convención Demócrata para poder ver el discurso del presidente Barack Obama, vivieron entre la decepción y la comprensión tras conocer la noticia de cambio de lugar.
“El futuro de Julián (Castro) es grande, no sabemos si será como senador de Texas, gobernador o quién sabe”, pronosticó el secretario de interior de EU, Ken Salazar, al hablar del joven orador alcalde de San Antonio, Texas.