• El Cairo, Egipto |
  • |
  • |
  • EFE

Varios grupos rebeldes, entre ellos la sección principal del Ejército Libre Sirio, ELS, anunciaron ayer la formación del denominado Ejército Nacional Sirio, ENS, que pretende unificar la lucha armada contra el régimen de Bachar al Asad.

En un comunicado, este nuevo cuerpo opositor, cuyo comandante en jefe es el general Mohamed Husein, asegura estar dispuesto a acoger a todas las organizaciones rebeldes armadas, tanto militares como civiles, bajo una comandancia unificada e independiente de las corrientes políticas.

Ayer mismo, frente a una guerra civil cada vez más sangrienta, la Liga Árabe expresó su “profunda inquietud por la dramática situación humanitaria”, que en agosto elevó a más de 100,000 los sirios que abandonaron el país durante ese mes, aumentando a 235,000 el número de refugiados registrados en los países vecinos desde el inicio de la revuelta en marzo de 2011, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Acnur.

Habló Putin

Mientras en Alepo, los bombardeos del Ejército golpearon las provincias Deraa (sur), Deir Ezor, Idleb (noroeste) y Hama, y 17 personas murieron por la violencia, según un primer balance del OSDH.

En el plano diplomático, el presidente ruso, Vladimir Putin, cuyo país, junto a Irán y China, es uno de los aliados de Damasco, llamó a los países que participan con Moscú en la búsqueda de una solución a “cambiar su postura”, en una entrevista difundida por la cadena de televisión Russia Today.

Ayer también, el encargado de Asuntos Diplomáticos de la Embajada siria en Belgrado, Bachar al Hash Ali, anunció su deserción del régimen de su país para adherirse a la revolución, que estalló en marzo de 2011 en Siria, debido a las matanzas de civiles.