•  |
  •  |
  • END

Un ex policía investigador, una mujer y tres hombres más, presuntos líder y miembros de una banda que secuestró y asesinó al hijo de un empresario mexicano en junio pasado, fueron detenidos, informó ayer lunes el procurador de Justicia de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

El presunto líder de la banda de secuestradores conocida como “La Flor”, Sergio Humberto Ortiz, de 63 años, fue integrante de la Dirección de Investigación para la Prevención de la Delincuencia, precisó el procurador. Este organismo policial operó en los años 80.

“La Procuraduría (de la Ciudad de México) cuenta con la detención material de los principales operadores de esta peligrosa banda de secuestradores y además con información que nos puede llevar a realizar más detenciones en los próximos días”, dijo Mancera en conferencia de prensa.

Imagen de acaudalado
Ortiz, apodado “El Apá”, “El Yeyo” o “El Comandante”, fue descrito por el procurador como un “sujeto que se manejaba como una persona acaudalada y con facilidad para penetrar en los altos círculos sociales”, y no se descarta que haya conocido a la familia del joven secuestrado y asesinado, Fernando Martí.

Ortiz se encuentra bajo vigilancia policial en un hospital, al que fue trasladado luego de recibir varios disparos de arma de fuego en un intento de homicidio en agosto pasado, posiblemente resultado de pugnas al interior de la banda.

Al ser notificados del ataque, elementos de la Procuraduría de la Ciudad de México realizaron investigaciones, y con base en denuncias anónimas de presuntos ex colaboradores de Ortiz, se concluyó que era el líder de la banda de secuestradores.

La mujer detenida es Lorena González, considerada la encargada de la logística del secuestro, como el uso de un falso retén policial en el que fue interceptado el vehículo donde viajaba el joven secuestrado junto con sus guardias de seguridad.

También fueron detenidos dos hermanos, Israel y Noé Cañas Ovalle, quienes “se encargaban de operar la logística relativa a la vigilancia de la familia previa y posteriormente al secuestro”, indicó el procurador en rueda de prensa.

El quinto detenido, Marco Antonio Moreno Jiménez, “fue la persona que se encargó de robar con violencia el vehículo (...) donde apareció muerto el joven” víctima del secuestro.

En junio pasado, Fernando Martí, de 14 años e hijo de un acaudalado empresario mexicano, fue secuestrado, y a pesar de que su familia pagó el rescate, su cuerpo sin vida fue encontrado el 1 de agosto pasado.