•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como buen anfitrión, Rusia echó la casa por la ventana para acoger la cumbre de APEC, gastándose US$21,000 millones para embellecer y modernizar el viejo puerto soviético de Vladivostok, salida de Rusia al Pacífico.

Uno de los símbolos de los nuevos bríos de Rusia es el gigantesco puente que conecta al continente con la isla Russky, una maravilla de la arquitectura que costó US$1,000 millones, tiene 3 km de largo y es tan alto como la parisina Torre Eiffel.

Desde el fin de la Unión Soviética en 1991, el Extremo Oriente ruso experimentó un declive económico y la despoblación; se cree que el 20% de sus habitantes han emigrado al exterior o a otras partes de Rusia. Solo 6 millones de personas habitan esta región, una cifra que palidece en comparación con los 130 millones de chinos en provincias colindantes.

Pero con una economía recuperada y en crecimiento, Rusia desea aprovechar la cercanía de China y el enorme potencial de la zona, rica en minerales, metales y maderas. Está bien posicionada para ser un hub logístico o punto de tránsito del gas o del petróleo ruso hacia Asia, o de las mercancías asiáticas hacia Rusia.

Los objetivos de Moscú van más allá: recuperar la influencia y la proyección de la época soviética. “Es la tarea geopolítica más importante”, ha dicho el presidente Vladimir Putin.

Acoger la cumbre de APEC en Vladivostok ha sido una oportunidad dorada para mostrar a los socios la voluntad de aprovechar las oportunidades de negocios y las nuevas intenciones de Rusia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus