•   Miami, EU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney, se dirigirá este miércoles al electorado hispano en Estados Unidos desde un foro en Florida, cuando afronta un polémico traspié por la difusión de un vídeo en el que desprecia por "dependiente" al 47% de la población.

Bajo el formato de un foro, Romney será entrevistado por la cadena Univisión, la televisora en español más influyente del país, en la Universidad de Miami, donde responderá preguntas de electores enviadas a través de Facebook y también de una audiencia de estudiantes presentes en la sala de grabación.

A 50 días de las elecciones en Estados Unidos, Romney enfrentará al público de Florida, un Estado donde el voto hispano es crucial para llegar a la Casa Blanca, en plena controversia nacional por la divulgación de unas declaraciones que definen de forma muy clara su postura contra el Estado y contra los votantes de su rival demócrata Barack Obama, que a su juicio lo apoyan por ser "dependientes" de las ayudas del gobierno.

"Vamos a hablar de los temas que son prioritarios para la comunidad hispana, empleo, economía, educación, el futuro del sistema de salud y por supuesto que aclare su postura migratoria", dijo a la AFP el periodista mexicano Jorge Ramos, que junto a María Elena Salinas moderarán el foro de Univisión, en el que el presidente Obama participará el jueves.

Desde 2008, los votantes hipanos, que representan cerca del 9% del censo electoral del país, han apoyado por abrumadora mayoría a Obama, y estas declaraciones podrían significar un distanciamiento sin retorno de los latinos con Romney, quien hasta ahora no ha podido acortar la diferencia de 40 puntos de desventaja con su rival demócrata en las intenciones de voto de esta comunidad.

En una reunión de recaudación de fondos para su campaña a puerta cerrada en mayo en Boca Ratón (Florida), Romney manifestó a empresarios su estrategia de gobierno orientada a consolidar al sector privado y denigró sin tapujos el Estado de bienestar que propone Obama.

En su declaración, grabada por una cámara oculta, Romney dijo que su "trabajo no es ocuparse de ellos", el 47% de los electores estadounidenses "dependiente" de las ayudas del Gobierno, que se considera "víctima" y "cree tener derecho a la atención médica, la comida, la vivienda o lo que sea", y además "no pagan impuestos".

El multimillonario exgobernador de Massachussetts, en aprietos por esta intervención que incluyó además un traspié diplomático al sostener que los palestinos "no tienen absolutamente ningún interés" en la paz con Israel, ha sido criticado por divulgar solamente sus declaraciones de impuestos de los dos últimos años y no las anteriores.

Tras la polémica, Romney lejos de disculparse ha reafirmado sus dichos admitiendo que se expresó de manera poco "elegante", y desde el martes agudizó sus ataques contra Obama por proponer una mayor "redistribución de la riqueza".

Esta posición de Romney fue defendida por el senador por Florida, de origen cubano, Marco Rubio, quien envió un comunicado titulado "Necesitamos más libertad, no más Gobierno".