•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Presidente de Estados Unidos y candidato demócrata, Barack Obama, lidera las encuestas de intención de voto para las elecciones del próximo seis de noviembre, sobre su similar republicano, Mittt Romney, una de ellas realizada en una docena de Estados que se consideran clave.

Mientras la Casa Blanca estimó ayer que el candidato republicano, Mitt Romney, había recurrido a una maniobra “desesperada” al divulgar declaraciones de Barack Obama de 1998 y que supuestamente pondrían de relieve las convicciones de extrema izquierda del actual Presidente de Estados Unidos.

El equipo de campaña republicano difundió el martes una cinta de audio en la que Obama, entonces representante local de Illinois (norte), defendía la idea de una “redistribución” de la riqueza, en un momento en el que Romney se encuentra en dificultades por la divulgación de un vídeo, grabado de forma oculta, durante una reunión de recaudación de fondos en mayo, en el que se expresa con desprecio sobre los votantes demócratas.

“Una mala semana”

El portavoz de la Casa Blanca, Jim Carney, afirmó que todos los que seguían de cerca la política norteamericana habían sido testigos de “circunstancias como estas, cuando un equipo de campaña tiene una muy mala jornada, o una muy mala semana”.

“A veces se aprecia un intento, desesperado, por cambiar de tema. Es a lo que podríamos estar asistiendo actualmente”, añadió Carney durante su conferencia de prensa diaria, negando que Obama haya querido defender hace 14 años otra cosa que no fuera una organización gubernamental eficaz.

El martes de noche, el presidente Obama estimó que su adversario consideraba a una parte importante de los estadounidenses en términos de “pérdidas y ganancias”, en referencia a las polémicas palabras de Romney sobre la mentalidad de “víctimas” del 47% de sus compatriotas, a los que criticó por creer que tienen derecho a recibir ayudas del Estado.

Las promesas de Romney

Ayer, el aspirante presidencial republicano Mitt Romney dijo que si gana las elecciones, hará más por los pobres y la clase media que el presidente Barack Obama, tras el polémico vídeo en el que se le ve diciendo que un 47% de los votantes no le preocupan, porque “dependen” del Gobierno.

“La pregunta en esta campaña no es quién se preocupa por los pobres y la clase media. Yo lo hago. Él (Obama) lo hace”, sostuvo Romney en un acto de recaudación de fondos en Atlanta. La cuestión es “quién puede ayudar a los pobres y a la clase media. Yo puedo. Él (Obama) no puede y lo ha demostrado en cuatro años”, subrayó el candidato, quien afirmó que, a diferencia del mandatario, no cree en la “redistribución” de la riqueza, “que nunca ha sido una característica de Estados Unidos”.

Las polémicas declaraciones de Romney, que también habla en el vídeo de que a los palestinos “no les interesa” la paz con Israel y bromea sobre los hispanos, han sido rechazadas en bloque por los demócratas, por algunos de sus compañeros de partido y por columnistas conservadores.