elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • EFE

Las embajadas de Europa y Estados Unidos  han extremado la seguridad por temor a un nuevo "viernes de la ira" en el mundo musulmán, después de que el semanario satírico galo "Charlie Hebdo" publicara nuevas caricaturas del profeta Mahoma y la publicación alemana "Titanic" anunciase que hará lo propio.
       
El pasado viernes, día de oración comunitaria, al menos siete personas murieron y varias más resultaron heridas en una serie de disturbios que se desencadenaron en Túnez, Sudán y el Líbano tras las protestas contra la difusión de un vídeo sobre la vida de Mahoma considerado blasfemo.
       
Miles de indignados musulmanes abandonaron los patios de la mezquitas y se concentraron frente a las embajadas de Estados Unidos en sus respectivos países, algunas de las cuales atacaron y trataron de asaltar.
       
Una forma de protesta que se ha repetido en numerosas ocasiones desde que hace 24 años Irán condenara a muerte al escritor británico de origen indio Salama Rushdie, por su polémico libro "Los versos satánicos".
       
Fue el ayatolá Rujola Jomeini quien el 14 de febrero de ese año, poco antes de morir, emitió una fatua, edicto religioso, en el que ponía precio a su cabeza.
       
Más beligerantes e incisivas fueron las obras publicadas por la periodista italiana Oriana Fallaci, quien también hubo de sufrir la intransigencia de los radicales.
       
En 2002, poco después de los cruentos atentados del 11-S de 2001 en Estados Unidos, la reportera sacó a la luz "La rabia y el orgullo", en el que comparaba a los "hijos de Alá" con las ratas.
       
Dos años más tarde, Fallaci azuzó la pira inquisitorial con otra obra, "La fuerza de la razón", criticada por aquellos que consideran que existe una cruzada intelectual desde occidente contra los mahometanos.