•   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, se entrevistó hoy con la jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff, a quien le pidió apoyo para desarrollar planes de combate a la pobreza sobre la base de la "exitosa experiencia brasileña".

Peña Nieto dijo a periodistas que le planteó a Rousseff "algunas peticiones", en el sentido de "recoger la experiencia de éxito de Brasil" en áreas de desarrollo social, que han permitido sacar de la pobreza a cerca de 30 millones de personas en una década.

"Queremos apoyar a aquellos que más lo precisan", declaró el presidente electo sobre el acento social que desea imprimirle al Gobierno que asumirá el próximo 1 de diciembre, y apuntó el "caso brasileño" como un ejemplo a ser imitado.

Según datos oficiales, en México existen cerca de 50 millones de personas que viven en la pobreza, cifra equivalente a cerca del 46 por ciento de la población, a las que Peña Nieto dijo que pretende apoyar mediante programas de distribución de renta y generación de empleo como los que se aplican en Brasil.

También indicó que conversó con Rousseff sobre la posibilidad de establecer una mayor cooperación en el área de educación y manifestó su interés en el programa "Ciencia sin Fronteras", mediante el cual el Gobierno brasileño otorgará becas a unos 100,000 jóvenes a fin de que cursen estudios en las 100 mejores universidades del mundo.

Peña Nieto se entrevistó con Rousseff en el Palacio presidencial de Planalto, al que llegó acompañado por una delegación integrada por unas quince personas.

El presidente electo mañana se reunirá en Santiago de Chile con Sebastián Piñera, mandatario de ese país, para abordar temas de la agenda bilateral, como el comercio, y la integración regional.

Llegará a la capital chilena esta noche procedente de Brasilia, en el marco de una gira por Latinoamérica que le ha llevado también a Guatemala y Colombia.