•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, reconoció hoy la existencia de "tensiones" entre los mandatarios que conforman el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), e indicó que las  mismas se deben superar por el bien de la región.

"No podemos ocultar que hay algunos puntos de tensión" entre los mandatarios centroamericanos debido a "algunas diferencias", dijo el gobernante a los periodistas en alusión a las declaraciones de la secretaria de Estado de EU para Latinoamérica, Roberta Jacobson, quien ayer miércoles dijo en Washington que su país ve nuevas tensiones en el SICA.

"Dentro del SICA hemos visto en los últimos meses un mayor nivel de tensión y combatividad en asuntos no realmente relacionados con la seguridad ciudadana, lo que presenta un riesgo de socavar algunos de los otros esfuerzos en cooperación que hemos sido capaces de alcanzar", dijo Jacobson.

El mandatario guatemalteco dijo que no se pueden ocultar las tensiones que se han evidenciado entre los Gobiernos de los países centroamericanos, y precisó que las mismas se derivan por diferentes causas.

Su propuesta por buscar nuevas alternativas para hacer frente al narcotráfico, entre ellas la despenalización de las drogas, ha sido uno de los motivos de "discrepancia" en la región, reconoció Pérez Molina.

Excepto Costa Rica, cuya mandataria Laura Chinchilla ha apoyado la iniciativa del gobernante guatemalteco, el resto de presidentes se han manifestado opuestos a esa propuesta, al igual que la Casa Blanca, que abiertamente ha manifestado su rechazo pero se ha pronunciado a favor de discutirla.

Otro de los focos de tensión, agregó, han sido las diferencias que se han generado entre los Gobiernos de Costa Rica y Nicaragua por el litigio fronterizo que mantiene por el río San Juan.

Pérez Molina dijo que "debe haber apertura" de parte de todos los presidentes del SICA para limar las asperezas y buscar los puntos en común.