•  |
  •  |
  • END

El líder norcoreano, Kim Jong-Il, no asistió ayer martes a un gran desfile militar organizado por el 60º aniversario del régimen comunista, alimentando los rumores sobre sus presuntos problemas de salud que, según Estados Unidos, se deberían “posiblemente a un derrame cerebral”.

Un alto funcionario de la inteligencia estadounidense dijo el martes en Washington que el líder norcoreano sufrió “posiblemente un derrame cerebral”.

“Al parecer Kim Jong-Il ha tenido un quebranto de salud, posiblemente un derrame cerebral”, señaló el funcionario, que pidió no ser identificado, al precisar que ocurrió en “las últimas dos semanas”.

Se dice que Kim Jong-Il, de 66 años, sufre de diabetes y problemas cardíacos pero por el momento no se filtró ninguna información oficial sobre su salud.

Su participación en el gigantesco desfile de ayer martes era incierta y, finalmente, Kim no asistió, según la agencia de prensa japonesa Kyodo, que se basó en informaciones procedentes de Pyongyang.

Se sintió mal en agosto
Asimismo, la prensa surcoreana publicó que el “querido líder” se sintió mal en agosto.

“Según algunas informaciones, Kim Jong-Il se sintió mal el 22 de agosto”, publicó el diario surcoreano Chosun Ilbo, citando a un responsable de la embajada de Corea del Sur en Pekín que pidió el anonimato.

Un diario económico de Seúl, el Asia Economy, indicó el sábado, citando a una fuente anónima del gobierno surcoreano, que cinco médicos chinos estaban desde hacía una semana en Corea del Norte, probablemente tratando a Kim Jong-Il.

El líder norcoreano no ha sido visto en público desde hace más de tres semanas. El 14 de agosto inspeccionó una unidad militar, según la prensa.

El desfile del martes para conmemorar la fundación de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) en 1948 tuvo lugar en medio de acusaciones al régimen de Pyongyang de querer volver a reactivar una instalación nuclear que se había comprometido a desmantelar.

El desfile había sido anunciado como el más importante en la historia de Corea del Norte, teniendo en cuenta el número de armas y la participación de un millón de civiles, señaló el martes el diario surcoreano JoongAng citando a responsables gubernamentales surcoreanos.