•   Teherán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Irán mostró hoy su armamento más moderno y sus nuevos misiles en el desfile de la Defensa Sagrada, que se celebra junto al mausoleo del fundador de la República Islámica, ayatolá Ruhola Jomeini, en el sur de Teherán, y conmemora el inicio de la guerra con Irak, que duró de 1980 a 1988.
       
El desfile estuvo precedido por el paso de los jefes de Estado Mayor de los distintos cuerpos y armas y presidido por el presidente del país, Mahmud Ahmadineyad, quien dijo que, en la guerra con Irak, Irán "salvaguardó los Derechos Humanos y la dignidad de todas las naciones".
       
En el desfile se exhibieron misiles del tipo Shahab 1, 2 y 3, y también de los tipos Seyil, Gadr, Zelzal y otros, además de equipos electrónicos y armas ligeras, según la agencia local Fars, próxima al Cuerpo de Guardianes de la Revolución.
       
La agencia explica que el Shahab-3 tiene un alcance de 1,250 millas, casi 2,300 kilómetros, y es capaz de transportar una cabeza de armamento de entre 750 y 1,000 kilos.
       
Por su parte, el Seyil es un misil de dos fases de impulso, con dos motores de combustible sólido, que alcanza mayor altura y llega a una distancia mayor que el Shahab-3, aunque no se han precisado detalles.
      
Entre el resto de misiles mostrados en el desfile, la mayoría han sido presentados previamente por las Fuerzas Armadas de Irán, son de menor alcance y muchos de ellos están destinados a la defensa aérea y antimisiles, además de la defensa costera y lucha con unidades acorazadas.
       
En el desfile también se mostraron helicópteros y aviones no tripulados de las fuerzas de defensa iraníes.