•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El candidato presidencial opositor de Venezuela, Henrique Capriles, aseguró ayer que hay “más de tres millones” de niños sin escolarizar en el país, por lo que prometió construir 2,000 centros educativos, y convertir la educación en una de las banderas de su Gobierno, de ganar las elecciones de octubre.

“En las universidades no les voy a poner fotos mías ni les voy a obligar a que vayan a marchas”, dijo Capriles, al subrayar que él no va a “jugar con la educación”, en un acto con docentes celebrado en Cúpira, en el estado Miranda (centro), del que ha sido gobernador hasta su postulación a la Presidencia en julio pasado.

Capriles dijo que 800,000 jóvenes de entre 12 y 17 años están fuera del sistema educativo, y subrayó que ese dato está “directamente vinculado” con los altos índices de violencia del país.

Cifras que estremecen

El candidato opositor, abogado de 40 años, ofreció una batería de cifras sobre la situación escolar, afirmando que solo tres de cada diez niños van a preescolar y que “200,000 que salen de primaria, luego no tienen dónde estudiar”.

“De cada diez jóvenes, solo tres entran en la universidad”, denunció; por otra parte, al apuntar que solo tres de estos logran culminar sus estudios.

“Estamos hoy igualito que cuando yo nací, yo nací en el 72, y estamos igualito, 1,1 millones de venezolanos son analfabetos”, manifestó.

Aseguró que construirá 900 centros de educación preescolar, 40 edificaciones universitarias y mil centros de secundaria, 30% de ellos, escuelas técnicas, y que además generarán 81,000 empleos.

Educación libera

“¿Qué más social que la educación? (...) ¿Qué más liberador y transformador que la educación? Esa es mi carta de presentación. Yo he sido gobernador enfocado en la educación y también como presidente, (estaré) enfocado en la educación”, manifestó.

Además, resaltó que no quiere una “educación para ideologizar”, sino para formar a “personas críticas”.

Capriles mencionó de nuevo la “guerra sucia” del Gobierno y dijo, en alusión al presidente venezolano, Hugo Chávez, que “cuando una persona lleva muchos años en el poder y ya no tiene nada que ofrecer empieza a tratar de desprestigiar al otro, a tratar de ensuciar al otro”.

“Eso es lo que hemos tenido que lidiar estas últimas semanas”, dijo, al preguntarse de nuevo por las acusaciones que le hacen de un paquetazo económico oculto.

“Yo digo, bueno, si eso, según ellos, se firmó hace tanto tiempo ¿por qué vienen a sacarlo ahora?”, manifestó.

Acusó al Gobierno de tener “miedo a perder privilegios”, y dijo que el “pueblo no puede tener miedo a que el país avance”.

 

Chávez baja intensidad de campaña

Caracas / Efe

El presidente venezolano, Hugo Chávez, bajó la intensidad de su campaña electoral con la reducción de los actos proselitistas, los contados viajes al interior del país y discursos más breves que de costumbre a poco más de dos semanas para los comicios presidenciales.

La reducción del ritmo contrasta con el que el presidente imprimió durante agosto cuando pasó varios días viajando por los estados Anzoátegui y Guayana (este) y encabezó actividades en Vargas (norte) para dirigir grandes actos, y viajó al estado Falcón (noroeste) tras la explosión de una de las refinerías más grandes del mundo.

El tema de la refinería

La refinería de Amuay, perteneciente al Centro Refinador Paraguaná, CRP, uno de los mayores del mundo, registró una explosión catastrófica que dejó 42 muertos y cuantiosas pérdidas materiales en la ciudad noroccidental de Punto Fijo, estado Falcón.

Desde entonces, el mandatario ha salido poco de Caracas y sus apariciones en actos de campaña son cada vez menos frecuentes y más cortas, mientras que el candidato de unidad de la oposición, Henrique Capriles ha recorrido más de 250 pueblos.

En la última semana el presidente participó en cuatro actos de campaña pero solo ofreció dos discursos, uno de ellos de menos de media hora de duración ante un público conformado por jóvenes militantes de los partidos que lo apoyan.

Además, no desarrolló ninguna actividad ni el domingo ni el martes a pesar de que faltan menos de tres semanas para las elecciones del siete de octubre.