•   QUITO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ex juez español Baltasar Garzón aseguró este lunes que defiende gratuitamente al fundador de WikiLeaks, Julian Asange, porque es víctima de una persecución injusta por parte de Estados Unidos, según una entrevista concedida a un medio ecuatoriano.

"Yo no cobro un céntimo, un centavo o dólar o euro del señor Assange. Mi defensa es totalmente altruista, lo defiendo porque creo que es objeto de una clara injusticia", declaró Garzón al canal Gama TV.

El ex magistrado comentó que esa decisión le está "costando", pues se lo intenta presionar, aunque evitó profundizar en esa denuncia.

"Quizás incomoda que se ejerza la defensa de una forma determinada y se procura ejercer presiones sobre la misma, pero en algún momento hablaremos de eso", sostuvo.

El jurista enfatizó que "precisamente por eso y con más convicción" continuará apoyando al australiano, quien recibió asilo de Ecuador el 16 de agosto y permanece en la embajada de ese país en Londres desde el pasado 19 de junio.

Assange ingresó a la sede diplomática para evitar su inminente extradición a Suecia, que lo reclama por presuntos delitos sexuales que él niega haber cometido, y desde donde temer ser enviado a Estados Unidos para ser juzgado por la filtración de miles documentos confidenciales de ese país.

Garzón, inhabilitado en febrero pasado como juez por autorizar escuchas en la cárcel a imputados en un caso de corrupción en España, reiteró que su defendido es víctima de una "persecución política" de Estados Unidos "a través de un procedimiento secreto cuya existencia está claramente comprobada".

Según el abogado, debido a ese proceso oculto para reclamar a Assange por espionaje una vez que esté en Suecia, la defensa insiste en pedir a las autoridades norteamericanas que digan "cuáles son las acusaciones para poder combatirlas, pero todo se está llevando de una forma cuando menos extraña".

Asimismo, defendió la inocencia del creador de WikiLeaks frente a las acusaciones en Suecia y en cuanto al papel que cumplió en las filtraciones, por las que el australiano teme ser condenado a cadena perpetua o a la pena de muerte en Estados Unidos.

"Assange fue vehículo de transmisión. Si algún hecho ilícito se hubiere cometido, no solo él sino todos los periódicos y periodistas que están publicando esa información deberían ser procesados, pero no lo van a hacer, se han focalizado en él, en su entorno y en su defensa", aseveró.

Para Garzón, el derecho de asilo prima sobre la obligación británica de entregar a Suecia al activista informático.