elnuevodiario.com.ni
  •   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, afirmó que se opone a toda intervención foránea en el conflicto sirio, pero dijo que cree que el presidente sirio Bashar al Asad debe partir.

En una entrevista el lunes por la noche otorgada a Charlie Rose, del canal de televisión PBS, antes de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Mursi afirmó que el cuarteto diplomático de Egipto, Irán, Arabia Saudita y Turquía podía ayudar a poner fin a ese conflicto, que ya lleva 18 meses.

"Estoy en contra de una intervención extranjera por la fuerza en lo que está sucediendo en Siria", declaró Mursi. "No lo apruebo y creo que si sucediera sería un grave error", agregó, a través de un intérprete. "Egipto no está de acuerdo con eso", insistió.

Mursi, un ex alto responsable de los Hermanos Musulmanes, dijo que las naciones árabes deberían "apoyar al pueblo de Siria en su marcha hacia la libertad".

"Al presidente Asad no le queda más alternativa que irse", agregó Mursi. "No hay lugar para reformas políticas. La gente quiere cambios, y la voluntad del pueblo debe ser respetada", añadió.

"El régimen debe haber comprendido que la solución militar no pondrá fin a la revolución. Decenas de miles de personas han muerto y otras podrían seguir, de modo que lo principal es poner fin al baño de sangre", dijo.

Mursi sostuvo que había reunido a altos funcionarios de Egipto, Irán, Arabia Saudita y Turquía para tratar de encontrar una solución a ese conflicto, en el cual, según militantes sirios, más de 29.000 personas han perdido la vida.

El presidente egipcio pronunciará un discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas el miércoles.