elnuevodiario.com.ni
  •   Jerusalén  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los palestinos intentarán de nuevo a partir de mañana que la ONU les reconozca como Estado, aunque esta vez lo harán por la vía de la Asamblea General en lugar de la del Consejo de Seguridad, donde sus aspiraciones quedaron bloqueadas en 2011 por la oposición de Estados Unidos.
       
La Asamblea no puede reconocerles como integrantes de pleno derecho de la organización tal como pretendían el año pasado, pero sí como Estado observador o no miembro, el mismo estatus que tiene el Vaticano y que les podría permitir, entre otras cosas, acceder a organismos como la Corte Penal Internacional, CPI.
       
A diferencia de la opción del Consejo de Seguridad, donde no consiguieron suficiente apoyo para contrarrestar el poder de veto de Estados Unidos, el reconocimiento como Estado observador sólo precisa de la mayoría de los votos de la Asamblea, que los palestinos tienen ampliamente garantizada.
       
De acuerdo con sus cálculos, entre 150 y 170 de los 193 países miembros de la ONU están dispuestos a apoyar su petición, entre ellos casi todos los latinoamericanos, todos los árabes, gran parte del resto de asiáticos y africanos y cerca de la mitad de los europeos.
       
Un considerable espaldarazo moral a los ojos del mundo, que además les abriría la puerta al ingreso en otras agencias de Naciones Unidas y al recurso a los tribunales internacionales, algo especialmente temido por Israel.
       
La CPI rechazó el pasado abril una demanda palestina sobre supuestas violaciones de los derechos humanos en Cisjordania con el argumento de que no eran miembros plenos de la ONU y los palestinos aseguran que piensan acudir de nuevo a la Corte tras el reconocimiento de la Asamblea General.