•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, acusó ayer a Estados Unidos de inventarse el asunto de las armas químicas para lanzar una campaña militar contra Siria, y de apoyar a los grupos armados que se enfrentan al régimen de Damasco.

“EU está usando la cuestión de las armas químicas para hacer una campaña similar a la que precedió la invasión que llevó al derrocamiento del régimen de Sadam Husein”, denunció Al Mualem.

El pasado agosto, el presidente de EU, Barack Obama, advirtió de que cualquier tentativa de emplear armas químicas en Siria por parte del régimen de Damasco tendría “enormes consecuencias”, y haría que Washington considerase una acción militar en ese país.

En las Naciones Unidas, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, mostró su preocupación por el uso que se pueda dar al arsenal sirio de armas químicas, y pidió al Gobierno de Bachar al Asad que garantice su protección, ya que su utilización en el actual conflicto tendría “consecuencias nefastas” para el país.

El máximo responsable de la ONU señaló “una grave preocupación” ante las palabras de “algunos representantes del Gobierno sirio” sobre la existencia de las armas químicas “y su posible utilización”, y subrayó que hace semanas le transmitió sus inquietudes al presidente Al Asad por escrito.

Ban pidió que Siria se sume cuanto antes a la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas, de cuya firma se cumple ahora su XV Aniversario, y deje de ser uno de los pocos países miembros de Naciones Unidas que no se han adherido al texto.

Llamado a tener compasión

También, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lanzó su enésimo toque de atención al régimen sirio, al que mostró la frustración del organismo ante los crímenes de un Gobierno que acudió a la Asamblea General a llamar terroristas a la oposición, y a denunciar un complot internacional en su contra.

Asimismo, pidió al Gobierno sirio a tener “compasión” con su pueblo, y que permita un descenso de la violencia, que abra la puerta a un proceso de diálogo con la oposición.