elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad de México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de México Felipe Calderón inauguró el martes la primera cárcel co-financiada con capital público y privado, en medio de una crisis penitenciaria agravada por la fuga en septiembre pasado de 131 reos de una prisión del norte del país.

"Me da mucho gusto poner en operación este centro federal de readaptación social de Hermosillo que cuenta con capacidad de albergar a 2,500 internos, bajo los más altos estándares de seguridad", dijo Calderón al inaugurar este centro penitenciario para reos de alta peligrosidad que implicó una inversión de unos 323 millones de dólares.

La nueva cárcel en Hermosillo, capital de Sonora, en el norte del país, tiene la "gran peculiaridad" de que fue construida bajo "el modelo de inversión pública-privada", un esquema que permitirá ampliar la infraestructura carcelaria en el país, añadió el presidente.

Este anuncio se hace unas semanas después de que 131 reos se fugaron por la puerta principal de una cárcel estatal en la ciudad de Piedras Negras, fronteriza con Estados Unidos, y de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos diera a conocer un informe en el que se reveló que el 60% de los penales mexicanos son gobernados por el crimen organizado.

Cerca de un millar de presos se han fugado en los últimos seis años de prisiones administradas por los gobiernos de los 32 estados, pero ninguno de cárceles federales, precisó Calderón hace una semana.