•  |
  •  |
  • END

El presidente venezolano, Hugo Chávez, pidió al jefe de inteligencia de ese país que resolviera el escándalo en que había quedado inmerso su gobierno por el envío a Argentina de un maletín con 800,000 dólares para la campaña presidencial de 2007, dijo el abogado contratado por Venezuela para tal fin.

“El presidente Chávez ya no confiaba en Rafael Ramírez (Ministro de Energía y Presidente de la estatal petrolera PDVSA)... y le encargó al general Henry Rangel Silva que se ocupara del asunto”, dijo el abogado Moisés Maiónica, contratado por la Dirección de Inteligencia de Venezuela para intentar que el escándalo no afectara al gobierno de Chávez.

El abogado, que fue detenido en Miami junto a otros dos venezolanos y un uruguayo acusados por Estados Unidos de actuar como agentes encubiertos de Venezuela, continuó ayer miércoles una declaración que había comenzado el día anterior.

“Lo que querían el general Henry Rangel Silva (jefe de la DISIP, órgano de inteligencia venezolano) y el gobierno de Venezuela era evitar que se hiciera de conocimiento público que el dinero era para la campaña de Cristina Kirchner”, la actual presidenta argentina, dijo el abogado Maiónica refiriéndose a afirmaciones que le hizo el propio jefe de la DISIP.

Las repuestas textuales
“¿Le dijo Rangel Silva de quién era el dinero?”, le preguntó el fiscal estadounidense Thomas Mulvihill.

“Sí, me dijo que era de PDVSA”, respondió Maiónica.

“¿Le mencionó Rangel Silva el destino del dinero?”, volvió a interrogar Mulvihill.

“Sí, me dijo que era para la campaña de Cristina Kirchner”, indicó el abogado venezolano.

Maiónica mencionó que el mismo Rangel Silva le dijo que se había reunido con Chávez y el ministro de energía Ramírez para discutir una estrategia para tapar el escándalo, y que tras esa reunión el mandatario le indicó que se ocupara de resolverlo.

“El director de la DISIP quedó encargado de resolver el tema y Ramírez debía darle todo el apoyo para eso”, continuó.