Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El devastador huracán Ike, categoría 1, pero que se fortalece a su paso por el Golfo de México, amenaza con intensas precipitaciones al noreste de México, en la frontera con Estados Unidos, que se espera sea impactado por el fenómeno en la zona de Texas.

En tanto, en la costa del Pacífico mexicano, en el balneario de Cabo San Lucas (noroeste), que se encuentra afectado por la depresión tropical Lowell, un turista estadounidense está desaparecido luego de que fue arrastrado por una ola gigante.

Las autoridades de protección civil del estado mexicano de Tamaulipas (noreste, costero del Golfo de México y fronterizo con Texas) declararon alerta amarilla ante la cercanía de Ike, que ya ha provocado intensas precipitaciones. “Estamos en constante comunicación con todas las autoridades y en alerta verificando la trayectoria de Ike, que ha generado precipitaciones con niveles de dos pulgadas (50 mm)”, expresó Ernesto Rivera Gómez, titular de Protección Civil en la ciudad de Nuevo Laredo, fronteriza con Estados Unidos.

A las 12H00 GMT del miércoles, el ojo de Ike se ubicaba 230 km al norte de la punta occidental de Cuba y avanzaba a 13 km/h, indicó el Centro Estadounidense de Huracanes (NHC).

Con vientos sostenidos de 140 km/h, Ike, en categoría 1 (la más baja de las 5 de la escala Saffir-Simpson) podría fortalecerse en las aguas cálidas del Golfo de México, agregó, anticipando que podría llegar a Texas convertido en un ciclón categoría 3.