•   Denver, Colorado, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama y su rival republicano, Mitt Romney, prometieron recortes de impuestos pero exhibieron grandes diferencias económicas en el primero de de sus tres debates en la disputa por la Casa Blanca, a 33 días de las elecciones.

Agresivo desde el principio, Romney atacó el balance de cuatro años de gobierno de Obama, que tildó de fracaso, para intentar recuperar el terreno perdido en las encuestas, que lo colocan hasta ahora por detrás del presidente demócrata.

Obama defendió un "nuevo patriotismo económico" y acusó a su rival de querer repetir el modelo económico de los ocho años de presidencia de George W. Bush.

Pero ambos empezaron rápidamente por disputarse un tema clave: la reducción de impuestos para intentar relanzar la economía.

Ante una clase media que considera por mayoría que el país va por un mal rumbo económico, el presidente demócrata y el exgobernador republicano aseguraron que querían ese recorte de impuestos.

Obama se burló de su rival republicano, quien había presentado un plan de recortes generalizados, para todas las clases sociales.

"Durante 18 meses ha estado hablando de su plan de recortes fiscales y ahora, a cinco semanas de las elecciones, dice que su gran idea 'no importa'", argumentó Obama, quien considera imposible cuadrar las cuentas públicas sin subir impuestos a los más ricos.

Romney había dicho poco antes que su plan no implicaba recortes para esa clase acomodada, algo que ha sido una de las principales críticas de los demócratas y según las encuestas, uno de los puntos que provocan polémica entre los votantes.

Romney negó repetidamente que sus planes fueran a aumentar el déficit presupuestario de Estados Unidos.
"Prácticamente todo lo que ha dicho (Obama) sobre mi plan fiscal es inexacto", aseguró, negando la acusación del mandatario según la cual el equipo republicano pide un recorte fiscal de 5 billones de dólares y un aumento del gasto militar.

"Si el plan de impuestos que él describió fuera un plan de impuestos que se me pidiera que apoyara, yo diría que 'absolutamente no'. No estoy buscando un recorte de impuestos de 5 billones de dólares", insistió varias veces Romney.

El republicano explicó un plan de cinco puntos para reactivar al país, entre los cuales mencionó más tratados de libre comercio, "particularmente en América Latina".

"En algunas leyes aprobadas durante el mandato del presidente, hemos visto que la regulación ha sido excesiva y eso ha dañado la economía", explicó.

La falta de regulación fue la que causó el desastre financiero de 2008, replicó el mandatario demócrata.
El programa republicano significa además la destrucción "de nuestras inversiones en escuelas y educación", añadió.

Distendidos al principio, ambos se dieron la mano al llegar al auditorio de la Universidad de Denver (Colorado, oeste) para el debate de 90 minutos, televisado a toda la nación.

Obama, de 51 años, goza de una estrecha ventaja frente al ex gobernador Romney, de 65 años, según los sondeos.

La encuesta realizada por The Wall Street Journal y la cadena de noticias NBC News dan a Obama una intención de voto de entre 46 y 49%, en consonancia con un sondeo realizado por la página especializada RealClearPolitics.com, que muestra una ventaja de 3,5 puntos para el líder demócrata.

Otra encuesta de WSJ/NBC News y Telemundo realizada sobre 300 hispanos revela que el 70% del electorado de esta comunidad apoya a Obama.

Los votantes de algunos estados indecisos, y en los que en la mayoría de veces deciden la elección, se ponen del lado de Obama por 52%, contra 41% del de Romney.

El presidente también lidera en estados clave para la elección como Virginia, Ohio y Florida.