elnuevodiario.com.ni
  •   ANKARA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Siria admitió a las autoridades de Turquía que varios obuses disparados por sus fuerzas armadas cayeron en territorio turco, provocando la muerte de cinco personas, y pidió disculpas por lo ocurrido, dijo este jueves el vice primer ministro turco, Besir Atalay.

"La parte siria admitió lo que había hecho y pidió disculpas", dijo el alto dirigente a la prensa, tras una sesión de emergencia del parlamento turco para aprobar una moción que autoriza a las fuerzas armadas turcas a actuar en "caso de que fuera necesario" en la frontera con Siria.

Atalay añadió que el gobierno sirio aseguró a las autoridades turcas que "un incidente de este tipo no se repetirá".

No obstante, Atalay insistió en que la luz verde aprobada por el parlamento "no es una moción para la guerra".

El texto de la moción fue adoptado con el voto favorable de 320 legisladores, contra 129 en contra. La asamblea nacional turca se reunió en una sesión especial a puerta cerrada, indicaron las cadenas turcas de televisión.

"Esto no es un mandato de guerra pero está en nuestras manos usarlo cuando sea necesario para poder proteger los intereses de Turquía, de acuerdo con el desarrollo potencial de esta situación en el futuro", dijo el vice primer ministro turco.

Esta autorización parlamentaria permite al gobierno, durante un año, ordenar operaciones armadas en Siria. El texto votado por los legisladores señala que la situación en la frontera constituye "una amenaza para nuestra seguridad nacional".

La constitución de Turquía establece que cualquier operación militar en el exterior del país debe ser autorizada específicamente por el parlamento.