•   DENVER, EU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, lanzó una fuerte ofensiva contra el presidente y favorito en las encuestas Barack Obama, en su primer debate cara a cara ante la nación, que mostró las profundas diferencias entre ambos.

A 33 días de las elecciones, Romney exhibió sus conocimientos en materia económica frente a un Obama que se mostró en ocasiones apurado, aunque también contraatacó describiendo a su rival como un partidario de los recortes de impuestos para los más ricos.

"El presidente tiene una visión muy similar a la que tenía cuando se presentó hace cuatro años: la de un gobierno más importante, con más impuestos, más regulaciones", criticó Romney.

"¿Alguien cree que el gran problema que tuvimos es que había demasiado control y regulación de Wall Street? Si Ud lo cree, entonces el gobernador Romney es su candidato", replicó Obama.

Romney atacó el balance de cuatro años de gobierno de Obama, que tildó de fracaso, y éste recordó en qué estado halló el país cuando llegó al poder, en 2009.

Obama defendió un "nuevo patriotismo económico", Romney propuso más libertad económica y tratados comerciales, "particularmente con América Latina", señaló.

Ambos coincidieron sin embargo en disputarse un tema clave: la reducción de impuestos para intentar relanzar la economía.

Obama se burló de su rival republicano, quien había presentado un plan de recortes generalizados, para todas las clases sociales.

"Durante 18 meses ha estado hablando de su plan de recortes fiscales y ahora, a cinco semanas de las elecciones, dice que su gran idea 'no importa'", argumentó Obama, en alusión a la falta de detalles.

Obama considera imposible cuadrar las cuentas públicas sin subir impuestos a los más ricos.

Romney había dicho poco antes que su plan no implicaba recortes para esa clase acomodada, uno de los puntos que provocan polémica entre los votantes, según los sondeos.

El republicano negó repetidamente además que sus planes fueran a aumentar el déficit presupuestario de Estados Unidos.

"Prácticamente todo lo que ha dicho (Obama) sobre mi plan fiscal es inexacto", aseguró, negando la acusación del mandatario según la cual el equipo republicano pide un recorte fiscal de 5 billones de dólares y un aumento del gasto militar.

El programa republicano significa la destrucción "de nuestras inversiones en escuelas y educación", añadió Obama.

"Yo no quiero tomar el rumbo de España", dijo Romney en un momento dado al debatir su propuesta de política fiscal.

Distendidos al principio, ambos candidatos se enzarzaron rápidamente en acusaciones directas, aunque sin perder la compostura.

Pero Obama lucía más tenso a medida que Romney acumulaba los ataques, en ocasiones saltándose el turno, aunque el minutaje final le dio algo menos de 4 minutos de ventaja al presidente en tiempo usado.

El debate de 90 minutos, centrado exclusivamente en temas internos, se celebró en el auditorio de la Universidad de Denver (Colorado, oeste), televisado a toda la nación.

Obama, de 51 años, llegó al debate con una estrecha ventaja frente al ex gobernador Romney, de 65 años, según los sondeos.

Una encuesta realizada por The Wall Street Journal y la cadena de noticias NBC News dan a Obama una intención de voto de entre 46 y 49%, en consonancia con un sondeo realizado por la página especializada RealClearPolitics.com, que muestra una ventaja de 3,5 puntos para el líder demócrata.

Otra encuesta de WSJ/NBC News y Telemundo realizada sobre 300 hispanos revela que el 70% del electorado de esta comunidad apoya a Obama.

El tema de la cobertura sanitaria también provocó encontronazos.

"Cuando (la reforma sanitaria) Obamacare sea implementada, podremos mostrar que los costes bajan" para la población, dijo el presidente al defender su más preciada iniciativa legislativa.

"En mi opinión, el gobierno no es efectivo a la hora de rebajar costes de casi nada", contraatacó Romney.

El republicano acusó a Obama de financiar su ambiciosa reforma sanitaria, que debe entrar en vigor en 2014, sustrayendo dinero de los actuales programas públicos.

Obama vaticinó a Romney el fracaso si su deseo es abolir la reforma en caso de llegar al poder.

"Lo que estoy proponiendo para los próximos cuatro años (...) está diseñado para aseguranos de que el pueblo estadounidense tenga una oportunidad para triunfar", aseguró Obama al cerrar su intervención.

"Es una elección sobre el rumbo de Estados Unidos: qué clase de Estados Unidos quieres para ti y para tus hijos", concluyó por su parte Romney.

El próximo debate entre ambos tendrá lugar el 16 de octubre.