•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Marina mexicana asestó un duro golpe a Los Zetas al capturar al jefe del noreste de México, la región más importante de esa organización criminal, y presunto responsable de la muerte de más de 300 personas, incluidos 72 indocumentados en 2010, y la fuga de reos, quien fue presentado hoy ante los medios.
       
Se trata de Salvador Alfonso Martínez, alias "Ardilla", supuesto dirigente de Los Zetas en los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, detenido el sábado en la ciudad de Nuevo Laredo, fronteriza con Estados Unidos.

El portavoz de la Secretaría de la Marina, José Luis Vergara, detalló que Martínez fue capturado en la colonia El Campanario cuando se desplazaba en un vehículo horas después de un enfrentamiento entre personal naval y "zetas" en Nuevo Laredo, Tamaulipas.
       
Las autoridades mexicanas ofrecían una recompensa de hasta 1.2 millones de dólares por información que llevara al arresto de "Ardilla", de 31 años y "hombre de confianza y colaborador directo de Miguel Ángel Treviño Morales", alias "Z-40", máximo dirigente de Los Zetas.
       
Martínez, quien se mostró sonriente y desafiante durante la rueda de prensa celebrada en las instalaciones de la fiscalía mexicana, es considerado el "autor intelectual de la muerte de 72 indocumentados" en un rancho del municipio de San Fernando, Tamaulipas, en agosto de 2010.
       
Además, es el presunto responsable de la muerte de más de 200 personas halladas en fosas clandestinas en Tamaulipas, así como del asesinato por propia mano de otras 50 en diferentes partes del país.
       
Entre sus víctimas, según la Marina, estarían el estadounidense David Hartley, asesinado el 30 de septiembre de 2010, así como el comandante policial Rolando Armando Flores Villegas, a cargo de la investigación del homicidio del primero.
       
"Se presume que también está vinculado con la fuga de 151 reos del penal de Nuevo Laredo, Tamaulipas, ocurrida en diciembre del 2010", y la de 132 reclusos de la cárcel de Piedras Negras, Coahuila, registrada el 17 de septiembre pasado, indicó Vergara.