•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense, Barack Obama, perdió una ventaja de cinco puntos tras el debate de la semana pasada con su rival republicano, Mitt Romney, indicó un sondeo de Gallup divulgado ayer.

La encuesta fue una primera medida del perjuicio para Obama de su pobre actuación frente a un enérgico y más agresivo Romney, quien había estado bajando en los días previos al cara a cara en Denver, televisado en todo el país.

Una encuesta de Gallup realizada el cuatro y cinco de octubre, dos días después del debate, arrojó que el 72% de los estadounidenses cree que Romney hizo un mejor trabajo que Obama en el debate, con lo que estuvieron de acuerdo por 49% contra 39% los demócratas.

Un sondeo de la misma encuestadora hecho entre el 30 de septiembre y el seis de octubre entre electores registrados, mostró que Obama tenía una ventaja de cinco puntos sobre su contendor en los tres días previos al debate presidencial.

Empate tres días después

Pero en los tres días posteriores al enfrentamiento televisivo, la ventaja se había esfumado y ambos candidatos empataban en 47%.

Obama sigue estando tres puntos por encima de Romney, 49% sobre 46%, en el promedio móvil semanal de Gallup que culminó el sábado, y que incluyó sondeos antes y después del debate.

“Incluso sobre esta base, la carrera se ha vuelto un poco más competitiva comparado con antes del primer debate”, dijo la firma encuestadora. “Obama se mantiene con entre cuatro y seis puntos de ventaja en el seguimiento semanal de los ocho días previos al tres de octubre”.

La tendencia se confirmó ayer tarde con un sondeo difundido por la encuestadora Pew: Obama perdió cinco puntos en las intenciones de voto desde mediados de septiembre y su adversario ganó cuatro. Los dos candidatos se encuentran con el 46% de intención de voto entre los votantes inscritos.

Más inquietante para Obama es que fue sobrepasado por Romney por cuatro puntos (de 49% a 45%) entre los electores “probables”, los que son más susceptibles de votar. Se trata de una inversión sensible de la tendencia, ya que estos electores han dicho preferir a Obama frente a Romney (51% contra 43%) durante la última entrega de la encuesta a mediados de septiembre.