elnuevodiario.com.ni
  •   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un depósito de 4,000 toneladas de municiones del ejército ruso estalló el martes en los Urales, aterrorizando a la población en un radio de decenas de kilómetros, y provocando la evacuación de miles de habitantes, sin que por el momento se informara acerca de víctimas.

Las primeras explosiones se produjeron el martes en la mañana en el depósito militar de Donguz, a 30 km de la ciudad de Oremburgo y de sus 600,000 habitantes.

"Cuatro mil toneladas de municiones han estallado, entre ellas 1,379 toneladas de obuses de 100 mm, 400 toneladas de bombas de aviación, 2,300 toneladas de cohetes para sistemas Huracán", según un comunicado del Comité de Investigaciones militares.

Se trataba de municiones que habían sido descargadas de vagones para ser depositadas con miras a su destrucción.

El ministerio de Defensa afirmó que el accidente no había causado víctimas entre los militares, que pudieron ser evacuados a tiempo.

"Según las informaciones preliminares, las explosiones no causaron víctimas, los militares fueron alejados a tiempo", indicó un portavoz del ministerio de Defensa, afirmando que las explosiones habían terminado.

La televisión mostró las imágenes de una gigantesca columna de humo filmadas desde Oremburgo, en donde se podía oír una sucesión de violentas explosiones.

En horas de la mañana las agencias de noticias rusas informaron sobre la serie de explosiones y el incendio del depósito de municiones que condujo a las autoridades a evacuar a 10,000 habitantes que vivían en un radio de unos 10 km del lugar del accidente.

Este tipo de accidente es común en Rusia, donde los depósitos militares contienen grandes cantidades de armas y municiones que son conservadas en condiciones a menudo rudimentarias.