•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El reelecto presidente venezolano, Hugo Chávez, pidió ayer un debate “franco” con la oposición, a la que pidió que abandone la visión “catastrofista” y reconozca los logros de su gobierno.

“Abramos un debate abierto y franco” con la oposición, dijo el mandatario, de 58 años, en su primera rueda de prensa desde que el domingo ganó por 11 puntos de ventaja sobre Henrique Capriles para un tercer mandato presidencial de seis años.

Chávez, de 58 años, y en el poder desde 1999, instó “a la oposición y a la élite opositora” a que cambien. “Nosotros seguro tenemos que cambiar cosas, pero la oposición tiene la visión catastrófica del país. Ellos niegan casi todo lo que el gobierno hace”.

El mandatario, que el domingo tras ser reelecto hizo un llamado a la “unidad nacional”, pidió también a la oposición que presente “sus propuestas en lo económico y social” de cara a la elaboración del próximo plan de gobierno 2013-2019 y negó que Venezuela sea un país dividido socialmente.

Niega dos Venezuelas

“Siempre viene esto de que Venezuela está dividida. Hace 20 años aquí el diálogo era prácticamente a plomo (a balazos)”, dijo al recordar que antes de su llegada al poder, la clase política se había acostumbrado al pacto de Punto Fijo, por el que los partidos Acción Democrática y Copei se alternaron en el poder desde 1958 e “imponían las posiciones burguesas al pueblo”.

“Algunos sectores de la oposición entienden el diálogo como de la vieja manera, es decir las élites y luego la imposición. (...) Y si no asumes lo que ellos proponen eres un tirano”, agregó.

Chávez mantendrá rumbo

El presidente de Venezuela Hugo Chávez, no debería atenuar su estilo político polarizador o abandonar su plan de profundizar la “revolución socialista” a pesar de los buenos resultados logrados por una oposición que se mostró más fuerte y unida, según analistas consultados por la AFP.

El carismático líder izquierdista extendió la mano a la oposición inmediatamente después de derrotar a Henrique Capriles en las elecciones del domingo, pero momentos más tarde se comprometió a continuar su “marcha hacia el socialismo democrático del siglo XXI”.

No hay voluntad de cambio

“No veo ninguna voluntad de cambio” en Chávez, comentó a la AFP la historiadora venezolana Margarita López Maya.

“Seguirá de la misma manera, polarizante y cerrado al diálogo. Y puede volverse más represivo porque se siente más fuerte”, estimó.

Chávez prometió convertirse en un “mejor presidente” tras su victoria, en un reconocimiento tácito del creciente descontento reinante en su país por factores como el aumento de la delincuencia, el déficit habitacional y la alta inflación, ubicada por encima del 20% mensual.

“Se mantendrá en la idea de que se debe profundizar y radicalizar la revolución”, indicó Ignacio Ávalos, director del Observatorio Electoral, una organización no gubernamental venezolana. “Nos volverá a dividir en dos, diciéndose: ‘Si tengo éxito (en las elecciones), ¿por qué debería cambiar?’”, señaló.

El capital de Capriles

El opositor Henrique Capriles consiguió que la oposición aumentara fuertemente su respaldo electoral, hasta un 44,27%, 2.2 millones de votos más que seis años atrás.

La oposición optó por una “estrategia correcta, pero debió enfrentar a un candidato que utilizó en su provecho todos los medios que le provee el Estado”, dijo López Maya refiriéndose a acusaciones formuladas contra Chávez de haber financiado su campaña con fondos públicos y recurrir indiscriminadamente a los medios de comunicación estatales. Capriles podría en lo inmediato volver a asumir la gobernación del estado de Miranda, que abandonó al postularse a la Presidencia.