•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Ver inforgrafías: Barack Obama se debilita en los sondeosRomney al frente

El presidente de Estados Unidos Barack Obama afirmó este miércoles que fue "demasiado educado" con su rival republicano en el debate presidencial de la semana pasada y prometió ser más ofensivo en el próximo cara a cara del 16 de octubre.

"Durante el debate, creo que es justo decir que fui demasiado educado", declaró Obama en una entrevista en el programa de radio del periodista Tom Joyner.

"Lo he entendido", añadió el mandatario, quien ha perdido su ventaja frente a Romney en los sondeos tras su enfrentamiento televisivo del 3 de octubre, celebrado en Denver (Colorado, oeste).

"A veces es duro decir todo el tiempo 'lo que usted dice no es verdad', uno acaba por repetirse. La buena noticia es que sólo fue el primero" de los tres debates programados en la campaña presidencial, afirmó Obama.

"Creo que podemos decir que veremos un poco más de movimiento en el siguiente", precisó.

"Todavía tenemos cuatro semanas antes de las elecciones y vamos a ser más incisivos", prometió el presidente.

Obama  perdió una ventaja de cinco puntos tras el debate de la semana pasada con su rival republicano, Mitt Romney, indicó un sondeo de Gallup divulgado este lunes.

Hacia abajo en los sondeos

La encuesta fue una primera medida del perjuicio para Obama de su pobre actuación frente a un enérgico y más agresivo Romney, quien había estado bajando en los días previos al cara a cara en Denver, televisado en todo el país.

Una encuesta de Gallup realizada el 4 y 5 de octubre, dos días después del debate, arrojó que 72% de los estadounidenses cree que Romney hizo un mejor trabajo que Obama en el debate, con lo que estuvieron de acuerdo por 49% contra 39% los demócratas.

Un sondeo de la misma encuestadora hecho entre el 30 de septiembre y el 6 de octubre entre electores registrados mostró que Obama tenía una ventaja de cinco puntos sobre su contendor en los tres días previos al debate presidencial.

Pero en los tres días posteriores al enfrentamiento televisivo, la ventaja se había esfumado y ambos candidatos empataban en 47%.

Obama sigue estando tres puntos por encima de Romney, 49% sobre 46%, en el promedio móvil semanal de Gallup que culminó el sábado, y que incluyó sondeos antes y después del debate.

Los candidatos a vice se enfrentan mañana


El veterano político demócrata Joe Biden y el joven republicano Paul Ryan protagonizarán un duelo de generaciones, estilos e ideologías este jueves.

Una victoria de Ryan podría confirmar la buena posición de los republicanos en la recta final de la campaña, mientras que una floja actuación de Biden dejaría a los demócratas en una frágil tesitura para hacerse con los estados claves en la votación del 6 de noviembre.

Los expertos creen que la experiencia política de Ryan no convencerá a los votantes en el cara a cara, durante el que predicen será atacado por proponer un proyecto presupuestario que hubiera recortado millones de dólares destinados a programas sociales.

El vicepresidente demócrata es un orador más emotivo, pero tiene una mala reputación por memorables meteduras de patadas. A sus 69 años posiblemente vive su última campaña presidencial, por lo que lo dará todo para frenar al republicano, que a sus 49 años se enfrentará a su primer debate televisivo.

Ryan intentará ganarse el apoyo de los telespectadores haciendo gala de sus cualidades como padre, devoto católico y cazador, aunque le será complicado superar el carisma de Biden, con quien muchos electores aseguran tomarían una cerveza.

Pero el estilo informal y cercano del demócrata puede jugarle una mala pasada y caer en alguna torpeza.

En agosto, por ejemplo, Biden afirmó en Virginia (noreste) -un estado otrora esclavista- que si Romney gana las elecciones, sus planes de bancarios volverán a poner "cadenas" a los estadounidenses.

También "ayudó" a Romney cuando declaró la semana pasada que la clase media de Estados Unidos había sido "quemada" por la crisis económica, la mayoría de ella durante el primer mandato de Obama.