•   Lima  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Keiko Fujimori, hija del encarcelado expresidente peruano Alberto Fujimori, pidió hoy al mandatario Ollanta Humala que evalúe de forma objetiva la solicitud de indulto que presentó a favor de su padre.

"Esperamos que el presidente Humala analice el caso de nuestro padre de manera objetiva, sin apasionamiento político y analizando el caso médico. Como se ha adjuntado (en la solicitud) mi padre es un paciente de cáncer en la boca de alto riesgo", afirmó Keiko Fujimori.

La excandidata presidencial fue hoy con sus hermanos Kenji, Sachi y Hiro a entregar una carta personal a Humala en Palacio de Gobierno, en la que le indican que ya presentaron la solicitud de indulto humanitario para Alberto Fujimori, quien cumple una condena de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad.

En el trayecto hacia Palacio de Gobierno, un pequeño grupo de simpatizantes de Fujimori pidió la libertad de su líder lanzando arengas y con mensajes alusivos en pancartas.

Keiko Fujimori, quien perdió las elecciones presidenciales del año pasado ante Ollanta Humala, dijo en los exteriores de Palacio de Gobierno que "la solicitud de indulto tiene que ver sólo con el tema de la salud" del exmandatario.

"La salud de mi padre en los últimos años se ha venido deteriorando como es de público conocimiento. Se han adjuntado certificados de las patologías. Se le detectó un carcinoma in situ, luego infiltrante y después displasias, que son lesiones precancerígenas", argumentó.

La hija del exmandatario pidió a Humala "celeridad" en la respuesta a su solicitud, la cual aguardan con "mucha fe y esperanza" en uno o dos meses, dijo.

"Esperamos buena voluntad y magnanimidad. Es un pedido netamente humanitario. Seguramente tendrá otro tipo de connotaciones, esperamos que se vea como lo que es, un indulto bajo criterios médicos", enfatizó.

También expresó que sin importar el resultado de su pedido, el fujimorismo mantendrá la misma línea política al ser "la primera fuerza en mayoría de oposición".

Fujimori ha sido condenado a 25 años de prisión por la autoría mediata de 25 asesinatos y dos secuestros durante su Gobierno (1990-2000), además de a otras penas menores por delitos de corrupción.