• Washington |
  • |
  • |
  • AFP

Los candidatos a la vicepresidencia estadounidense, Joe Biden y Paul Ryan, sostendrán un cara a cara clave este jueves, tras el nuevo giro que tomó la campaña luego de la muy criticada primera presentación del presidente Barack Obama frente a su rival Mitt Romney.

El tradicional debate entre los aspirantes a vicepresidente comenzará a las 21H00 locales (07H00 de la noche en Managua) en la universidad Centre College de Danville, Kentucky (centroeste), a menos de cuatro semanas de las elecciones del 6 de noviembre.

Menos importante que los tres debates entre los candidatos presidenciales, este intercambio es no obstante muy esperado luego de la caída en las encuestas del presidente Obama tras su mal desempeño en el primer cara a cara con su contrincante republicano Romney el 3 de octubre.

Obama, quien aspira a obtener un segundo mandato de cuatro años, reconoció el miércoles que en ese debate en Colorado (oeste) tuvo "una mala noche".

"El gobernador Romney tuvo una buena noche. Yo tuve una mala noche. No es la primera vez que tengo una mala noche", admitió.

Por primera vez desde que comenzó la campaña, la página web RealClearPolitics, que realiza un promedio de encuestas, mostró un liderazgo de Romney sobre Obama a nivel nacional, 47.6% contra 46.1%.

Por eso, los demócratas han depositado su esperanza en el experimentado Joe Biden, para que vaya al contraataque en este verdadero duelo de generaciones, estilos e ideologías, contra su joven rival Paul Ryan, sin mayor experiencia en este tipo de enfrentamientos ante millones de telespectadores.

En materia de debates entre postulantes a la vicepresidencia, los analistas recuerdan la victoria del republicano Dick Cheney sobre el demócrata John Edwards en 2004, que sirvió para relanzar al presidente George W. Bush, quien había tenido un flojo primer duelo contra el demócrata John Kerry.

El pulso entre Biden y Ryan será seguido de cerca por los candidatos a la presidencia, que prosiguen este jueves a toda máquina con sus campañas, Obama en Florida y Romney en Carolina del Norte.

Durante el debate de 90 minutos, el actual vicepresidente Biden reivindicará su postura de defensor de la clase media, mientras fustiga a los republicanos por rehusarse a rescatar la industria automotriz, recortar el gasto público, privatizar la seguridad social y mantener impuestos bajos a los ricos.

Del otro lado, Paul Ryan, el ultraconservador presidente de la importante comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes de 42 años, debe reivindicar su estricto plan fiscal y su visión de la sociedad.

"Pienso que es el primer debate de Paul. Pero puedo equivocarme. Quizás tuvo algún debate en el colegio", bromeó esta semana Mitt Romney, quien no obstante aseguró que su compañero de fórmula saldrá bien parado.

Tradicionalmente, el debate entre los aspirantes a la vicepresidencia, que se realiza cada cuatro años desde 1976, es escenario de provocaciones verbales entre los participantes, quizás aún más feroces que en los debates presidenciales.

Algunas frases han quedado grabadas en el recuerdo, como cuando la exgobernadora de Alaska Sarah Palin lanzó a Joe Biden en 2008 para irritarlo "¿Te puedo llamar Joe?", o cuando Dick Cheney le dijo a un poco conocido Edwards en 2004: "La primera vez que te vi fue cuando apareciste esta noche".

Un sondeo del instituto Pew realizado a principios de octubre mostró que 39% de los votantes tiene una opinión favorable de Biden y 51% una opinión desfavorable, mientras los porcentajes son mejores para Ryan: 44% frente a 40%.

Después de este único debate entre candidatos a la vicepresidencia, Obama y Romney volverán a enfrentarse dos veces más, el 16 y el 22 de octubre.