• México |
  • |
  • |
  • EFE

Un 53 % de los mexicanos considera que la corrupción aumentará durante el mandato de Enrique Peña Nieto (2012-2018), del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien asumirá el poder el próximo 1 de diciembre, revela hoy un sondeo elaborado por el diario Reforma.

Solo un 25 % de los consultados se dijo esperanzado en que la corrupción disminuirá con el próximo mandatario, y el 22 % restante no supo qué contestar.

El estudio indica que durante los dos últimos mandatos del conservador Partido Acción Nacional (PAN), con Vicente Fox y Felipe Calderón, no mejoró este flagelo al haber pasado el índice de corrupción en el Gobierno de 7.9 puntos en 2001 a 8.3 en este año.

La medición utiliza una escala de 0 a 10 puntos, en la cual el primer dígito significa un país libre de corrupción, y el diez, uno donde esta práctica es lo habitual.

El "Corruptómetro" del rotativo incluye a gobiernos, políticos, burócratas, funcionarios de justicia, policías y al sistema carcelario mexicano.

La mayor corrupción se percibe en el Gobierno (88 %), en las cárceles y los partidos políticos (85 % en ambos casos).


Políticos, los más corruptos

La opinión pública mexicana sigue viendo a los políticos en general como los más corruptos (86 %), seguidos por los diputados (84 %), los policías en general (83 %) y los agentes de tráfico, en particular (82 %).

Otra categoría de análisis es la corrupción social, que abarca las prácticas corruptas en empresas, entre ciudadanos, comerciantes, periodistas y maestros, que se ubicó en 6.4 puntos en 2012, también por encima del nivel de 2001 (6.0).

Para el 67 % de los consultados, las grandes compañías son las más corruptas, seguidas por los ciudadanos (64 %) y los medios de comunicación (60 %).

Un 73 % de los consultados dijo haber percibido un incremento en la corrupción en 2012, mientras que en 2001 esa opinión la compartía el 45 % de los ciudadanos.

Un 23 % de los mexicanos admitió haber pagado algún tipo de "mordida" (pago ilícito) a cambio de un favor, agilización de un trámite o para evitar una multa. Este nivel es mayor a los registrados en 2004 y 2009, cuando fue del 22 %, y en 2007, cuando se ubicó en 21 %.