• Damasco |
  • |
  • |
  • AFP

Catorce soldados murieron este viernes en una emboscada de los rebeldes en el sur de Siria, un día después de una sangrienta jornada para el ejército del régimen, que el jueves había perdido casi un centenar de efectivos.

El número de bajas por día en el ejército sirio es de unas 20, lo que suma cerca de 10,000 soldados muertos desde que comenzó la revuelta en marzo de 2011, mientras que hay un número casi igual de heridos, según una fuente hospitalaria.

En agosto, esta fuente había dado cuenta de más de 8,000 soldados muertos.

El mal momento para las fuerzas del régimen continuó este viernes con un ataque en Jirba, en la provincia de Deraa (sur), en el que murieron 14 soldados y seis insurgentes, según el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), una organización con sede en Gran Bretaña que se informa a través de militantes y de médicos en el terreno.

Según esta organización, la violencia dejó este viernes 31 muertos, de los cuales 14 soldados, 13 rebeldes y cuatro civiles.

El jueves, las fuerzas del régimen de Bashar al Asad sufrieron el mayor números de bajas mortales en una sola jornada desde que comenzó el conflicto, con 92 soldados muertos. Esa misma jornada murieron al menos 248 personas en Siria.

Entre los soldados muertos el jueves, 36 fueron registrados en la provincia de Idleb (noroeste) donde intensos combates tienen lugar entre soldados y rebeldes. Estos últimos han tomado el control de posiciones claves en Maaret al Nooman y Saraqeb en los últimos días.

Avión turco contra helicóptero sirio
Signo de la tensión en aumento entre Siria y Turquía, país que oficia como base de retaguardia de los rebeldes sirios y que reclama la partida de Asad, un avión caza turco obligó este viernes a un helicóptero sirio que se acercó demasiado a la frontera entre los dos países a alejarse, informó a la AFP un responsable turco.

El miércoles la tensión entre ambos países aumentó cuando Turquía interceptó un avión civil que iba de Moscú a Damasco.

El jueves, el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan afirmó que transportaba "municiones" y material militar proveniente de un fabricante ruso.