•   Salvador Camarena, México  |
  •  |
  •  |
  • El País Internacional

Lo que debía ser uno de los grandes hitos del sexenio del presidente mexicano Felipe Calderón, se ha convertido en una historia de absurdos y dudas, en la que, a cada paso, las autoridades no hacen sino alimentar el ávido apetito de los mexicanos, cultivado desde hace tiempo por las teorías de la conspiración.

¿Heriberto Lazcano Lazcano, el líder de “Los Zetas”, el cártel más violento de México, murió el domingo, abatido por una patrulla de la Marina de México, en un ignoto pueblo de apenas 4,000 habitantes, llamado paradójicamente Progreso? La respuesta depende de cuánto esté cada uno dispuesto a creer del mensaje sobre la muerte de un enemigo público, en medio del exuberante caos de comunicación del Gobierno de Calderón.

Es la historia de un éxito accidental que alguien echó a perder por no quererlo contar tal y como fue. Esto es lo que se ha podido reconstruir días después. La historia comienza el domingo. Un hombre (que más tarde sería identificado como Lazcano), acompañado por al menos otra persona, asistía a un partido de béisbol en un desvencijado campo en Progreso (Coahuila), a 200 kilómetros de la frontera con Tejas. El sujeto fue sorprendido por una unidad de la Marina de México, que suele patrullar por ahí, a cientos de kilómetros de la costa más próxima. Habían recibido una denuncia anónima sobre la presencia de tipos armados en la zona. Junto con su acompañante, el desconocido intentó escapar y atacó a los marinos con armas de grueso calibre.

No sabían a quién mataron

Los marinos avisaron a la Policía local, para que alguien recogiera los cadáveres de acuerdo con los protocolos legales. Los cuerpos fueron llevados a una funeraria convertida en la morgue de las autoridades, porque en Progreso nada hace honor a su nombre. Les tomaron las huellas dactilares y les hicieron fotografías. Pasada la medianoche, 12 horas después del enfrentamiento, un grupo de hombres armados y encapuchados llegó al sitio. El encargado del negocio es forzado a llevar los cadáveres a un sitio no revelado. Horas después, a las ocho de la mañana del lunes, ese buen hombre notifica --suponemos que muerto de miedo-- que los cuerpos ya no estaban en su poder. El robo de los cuerpos comenzó a alimentar las dudas sobre su identidad. Después de que se cotejaran las huellas dactilares y las fotografías, el Gobierno mexicano se dio cuenta de que había matado a uno de los criminales más buscados de México, incluso reclamado por Estados Unidos: el líder de “Los Zetas”.

Desinformación desatada

Y aquí comienza el enredo informativo. La Marina informó la noche de ese lunes que existían “fuertes indicios” de que había matado a Lazcano Lazcano y a otro hombre. Nada se dijo de que ya no tenía los cadáveres. Los “fuertes indicios” fueron el principio del desastre. A primera hora del martes, la prensa mexicana se dio cuenta de que el cuerpo había sido robado, lo que el Gobierno confirmó poco después. Entonces, el mismo martes, la Marina difundió fotografías del cuerpo que presuntamente pertenecía a Lazcano. En su comunicado, también informaba que la estatura del capo, según su ficha, era de 1.60 metros. El problema es que la ficha de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, la DEA, dice que el narcotraficante medía 1.76 metros. El miércoles un portavoz de la Marina dijo que el cuerpo medía 1.80 metros. Tres contradictorios datos oficiales sobre alguien que fue siete años miembro del Ejército mexicano, que debería tener una ficha llena de señas particulares más que pulida. La Marina dio más datos: que además del coche de Lazcano, en el enfrentamiento estuvo involucrado otro vehículo y que los hombres estaban acompañados por una o dos personas más. En una entrevista con W Radio, el portavoz de la Marina dijo que una persona había sido detenida, dato que había sido publicado antes por el diario 24 horas, pero en otra charla dijo que solo sabían que otro individuo se había fugado.

No es la primera vez que la Marina se enfrenta a un lío así. En junio pasado, presentó con bombo y platillo a un hombre como el hijo del poderoso líder del cártel de Sinaloa, Joaquín Loera Guzmán, El Chapo. Resultó que no era él.

 

Gobierno: “No hay dudas, es él”

Notimex

El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, afirmó que el Gobierno federal trabaja en coordinación con el de Coahuila, en la búsqueda del cadáver de Heriberto Lazcano Lazcano, alias “El Lazca”, sustraído de una funeraria el lunes pasado.

En conferencia de prensa, donde convocó a ciudadanos a formar parte del Consejo Nacional de Seguridad Pública, resaltó que no obstante la desaparición del cadáver, está plenamente identificado el cuerpo y “no hay duda” de que se trata del líder fundador de “Los Zetas”.

Reconoció que, tal como lo ha señalado la Secretaría de Marina (Semar), la muerte del líder delictivo “se dio (en) un encuentro fortuito con ese convoy. Se dio una agresión y en virtud de eso, el resultado que ya se conoce (la muerte de “El Lazca”)”.

El encargado de la política interior del país afirmó que en este caso “se actuó conforme a los protocolos de cadena de custodia y los distintos protocolos que existen para estos casos”.

Empero, Poiré Romero sostuvo que la identificación formal de los involucrados “corresponde hacerla con las pruebas periciales correspondientes y en esa medida se siguieron los protocolos. Es en esa medida y en ese espíritu como actúan las fuerzas de seguridad”.

A pregunta expresa sobre la reacción del Procurador de Estados Unidos, Erick Holder, sobre este asunto, Poiré Romero la atribuyó a la falta de información que el funcionario norteamericano tenía en el momento que le interrogaron sobre el caso, pues “prácticamente acababa de pasar”.

 

Balean casa de marino

Tomado de 24 Horas y Vanguardia

Un comando armado atentó contra la familia de un elemento de la Marina, originario de Tabasco, quien habría participado en la baja del líder y fundador de “Los Zetas”, Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, muerto el pasado domingo en un enfrentamiento en Progreso, Coahuila.

Los hechos violentos ocurrieron al mediodía del pasado martes, cuando el comando a bordo de dos camionetas irrumpió en el domicilio de la señora Yolanda “N”, de 34 años, ubicado en ranchería Anacleto Canabal, segunda sección, en Tabasco, reporta Radio Fórmula.

En el espacio de Denise Mearker se dijo que uno de los familiares del marino declaró que lo único que pudo haber generado estas agresiones, es que su hermano está en el destacamento en Coahuila y que participó en el operativo por el que murió “El Lazca”.

Los sujetos  portaban armas de diversos calibres y dispararon contra la casa donde vive la familia del marino, cuyo nombre no se dio por seguridad.

La novia de “El Lazca”

Homero Ramos, Procurador de Coahuila, confirmó que si es Silvia Stephanie Sánchez Viesca Ortiz, “Fanny”, la mujer que aparece junto a Heriberto Lazcano Lazcano “El Lazca” en la imagen difundida en redes sociales.

La víspera, la madre de Sánchez Viesca Ortiz, desaparecida en Torreón hace ocho años, escribió a través de su cuenta en la red social Facebook, pidiendo ayuda para identificar si la mujer que aparece en la imagen pudiera ser su hija.

 “Usuarios, soy la mamá de Silvia Stephanie Sánchez Viesca Ortiz, ‘Fanny’, y quiero, por favor, que tomen en cuenta mi dolor y necesidad de encontrar a mi hija. Tengo casi ocho años sin verla”, escribió Ortiz Solís.

Entrevistada vía telefónica por Vanguardia, la madre explicó que le empezaron a llegar las fotografías a su correo, donde las personas le aseguraban que sí era ella.

“Cuando nos llega una fotografía sí nos movió el tapete por los rasgos de la boca, el pelo, frentona la chamaca, los ojos, pero la nariz no te puedo decir, pero también tengo que pensar en el tiempo que ha pasado, en el ángulo. Pero yo no puedo afirmar nada, no sale bien la foto y no saben en el peligro que nos ponen”.

La madre ahondó en que cada supuesta evidencia de su hija, ella la envía a la Siedo. La familia Sánchez Viesca Ortiz, asegura que su hija fue raptada por miembros de “Los Zetas”. A lo largo de la pesquisa, las autoridades federales le afirmaban que su hija era novia de un “alto líder” de “Los Zetas” y que incluso había tenido un hijo en Texas.

Fanny desapareció el cinco de noviembre de 2004. Salió de su casa con su hermano Michel en la colonia Quintas del Nazas, a las 16:30 horas. Tomaron un camión y él se bajó primero para ir a su entrenamiento de fútbol en la Ciudad Deportiva de Torreón. La última vez que Fanny fue vista, caminaba de la calle Matamoros y calle 28 hacia el bulevar Revolución para tomar el camión que la llevaría de regreso a su casa.

 

“El Lazca” cedió liderazgo al “Z-40”

Heriberto Lazcano alias “El Lazca”, transfirió el liderazgo de “Los Zetas” a Miguel Ángel Treviño, “El Z-40”, de forma ordenada hace varios meses, según información de la consultoría estadunidense Stratfor.

En un análisis, la firma estadunidense experta en temas de seguridad, detalló que debido a problemas de salud, el hoy extinto capo había cedido el liderazgo al “Z-40”, por lo que los últimos ataques perpetrados de otros cárteles se han centrado en Treviño, afirmaron de acuerdo a sus fuentes.

 

Estados Unidos felicita a Calderón

Notimex

Estados Unidos felicitó al Gobierno del presidente mexicano Felipe Calderón, por la muerte el domingo pasado del presunto líder de la banda criminal “Los Zetas”, Heriberto Lazcano, alias “El Lazca”.

“Felicitamos al Gobierno mexicano, a la Administración del presidente Calderón y a las fuerzas navales que han logrado ese grande éxito contra ‘Los Zetas’”, señaló en una conferencia de prensa en español el Subsecretario de Estado para Asuntos Públicos, Mike Hammer.

“La muerte del señor Lazcano es algo que claramente es un éxito importante”, dijo el portavoz, que recalcó que Estados Unidos siempre busca maneras de cooperar con México en la lucha contra los cárteles “que son una verdadera amenaza a la ciudadanía mexicana” y señaló que el nivel de violencia es “inaceptable”.