•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Elespectador.Com y Efe

Los negociadores designados por el Gobierno de Colombia para abrir los diálogos de paz con las FARC partieron ayer con “optimismo moderado” hacia Oslo, donde empezará la segunda fase de un proceso que esperan culminar “con buenas noticias”.

Así lo manifestó el líder negociador y exvicepresidente Humberto de la Calle, antes de subir junto a sus otros compañeros en un avión Júpiter de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC, que les trasladará hasta la capital noruega

Antes de partir, el jefe del equipo negociador del Gobierno, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, ofreció declaraciones a la prensa sobre el “optimismo moderado” de la parte oficial.

Completan el equipo el Alto Consejero para la Paz, Sergio Jaramillo; el general retirado del Ejército, Jorge Enrique Mora Rangel; el general retirado de la Policía, Óscar Naranjo, y el abogado Luis Carlos Villegas, Presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, ANDI.

Guerrilleros en La Habana

El equipo negociador guerrillero se encontraba ayer, casi completo, en La Habana, desde donde está previsto que viaje a Oslo, aunque todavía no se sabe con certeza cuándo.

En un comunicado conjunto, el Gobierno colombiano y la guerrilla confirmaron que la mesa de negociaciones de paz será instalada el próximo día 18 de octubre en Oslo, por lo que se aplaza un día la apertura oficial del proceso.

“Reiteramos el cumplimiento de la cita por la paz de Colombia para el 17 de octubre, desarrollando una agenda que culminará el 18 por la tarde, tiempo de Oslo, con la instalación pública y rueda de prensa”, según la nota, que fue distribuida por el Servicio Informativo del Gobierno (SIG).

Cuba actúa como garante del proceso, al igual que Noruega, mientras que Venezuela y Chile fueron designados acompañantes.

Por su parte, las FARC señalaron en un comunicado que el Gobierno dio el visto bueno para que la guerrillera holandesa, Tanja Nijmeijer, haga parte de la mesa de negociación.

Suspenden órdenes de captura

Por otro lado, la Interpol confirmó que han sido suspendidas las órdenes de captura que pesan sobre los integrantes de las FARC, que van a viajar a Oslo para participar esta semana en las negociaciones de paz con el Gobierno colombiano.

Una fuente de la Organización Internacional de Policía Criminal, Interpol, precisó que, siguiendo el procedimiento habitual, ha sido Colombia la que ha tomado la decisión de levantar la llamada “alerta roja”.

La Interpol explicó que le corresponde al país dar ese paso, porque el rol de la organización se limita a informar al resto de sus 190 Estados miembros de las notificaciones emitidas desde el país de destino de la persona buscada.

La “alerta roja” es un mecanismo para ayudar al país que la ha lanzado a identificar o localizar a una persona en cualquier parte del mundo, mediante una notificación que llega a todas las policías con vistas a su arresto y a su extradición.

"No es hora de desconfianzas"

Con la llegada a Cuba de Iván Márquez, jefe de la delegación de las FARC en los diálogos con el gobierno Santos, los equipos negociadores ya están completos y listos para partir rumbo a Oslo, donde se desarrollarán las primeras sesiones y la instalación de la mesa.

El máximo jefe de las FARC, “Timoleón Jiménez”, en una entrevista a la FM y al Canal RCN, se mostró confiado en que las delegaciones cumplirán el cronograma previsto en Noruega. “No es hora de desconfianzas personales”, señaló, y expresó su preocupación por la demora en el levantamiento de las órdenes de captura que hay contra sus hombres.

Por otra parte, la organización Human Rights Watch, HRW, defendió ayer la necesidad de garantizar los derechos de las víctimas a la justicia en las negociaciones de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, que quedarán instaladas formalmente este jueves en Oslo.

Human Rights Watch resaltó que sus investigaciones en las dos últimas décadas muestran que la “impunidad generalizada en casos de atrocidades» ha sido clave para permitir que continúen las violaciones de derechos humanos.