•   Hempstead, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de EE.UU. y aspirante demócrata a la reelección, Barack Obama, criticó hoy a su rival republicano, Mitt Romney, por decir que un 47 % de los estadounidenses no asume responsabilidad por sus vidas y añadió que en ese grupo hay soldados que arriesgan la vida por el país.

"Cuando dijo a puerta cerrada que el 47 % del país se consideran a sí mismos víctimas, que se niegan a asumir responsabilidad personal, piensen de quién está hablando", afirmó Obama  en referencia al polémico vídeo de Romney durante una cena con donantes el mes pasado en la que dijo que no era su trabajo preocuparse del 47 % de la población "dependiente del Gobierno".

El presidente aseguró que en ese grupo hay "veteranos que han sacrificado la vida" por EE.UU. o "estudiantes que tratan de hacer realidad sus sueños pero también los sueños del país".

Su rival republicano, insistió Obama, se está refiriendo también a los soldados que están luchando por EE.UU. "ahora mismo", "gente que trabaja duramente cada día", que pagan impuestos pero no logran los suficientes ingresos.

"Y quiero luchar por ellos", añadió el mandatario al final de un debate de algo más de hora y media en la universidad Hofstra de Hempstead, en el estado de Nueva York.

En el polémico vídeo, grabado de forma furtiva en una cena con donantes, se ve a un Romney relajado comentando que un 47 % de los estadounidenses votarán el 6 de noviembre por Obama porque "creen que son víctimas, que el Gobierno tiene la responsabilidad de cuidar de ellos, que tienen derecho a salud, alimentación, vivienda o como lo quieran llamar".

"Mi trabajo no es preocuparme por esas personas. Nunca los convenceré de que deberían asumir su responsabilidad y preocuparse de sus vidas", anota Romney, para quien ese 47 % que apoyará a Obama son aquellos que no pagan impuestos a la renta.

El vídeo causó una enorme polémica, fue muy criticado tanto por los demócratas como por algunos compañeros de partido de Romney, que perdió a raíz de él puntos en las encuestas y también popularidad para los comicios del próximo 6 de noviembre.

Obama no hizo alusión a la polémica durante el primer debate presidencial que tuvo lugar a principios de este mes en Denver, lo que sorprendió a los analistas políticos.

El presidente mostró hoy un tono mucho más agresivo, al interrumpir en varias ocasiones a su rival, a quien tachó de mentiroso y a quien le dijo muy seriamente durante un momento del debate que lo había ofendido al sugerir que estaba tratando de sacar provecho político del atentado contra el consulado de Bengasi