•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La coalición antisiria 14 de Marzo, que representa a la oposición libanesa, exigió ayer la dimisión del Gobierno tras el atentado que costó la vida al jefe de la Inteligencia de la Policía, Wisan Hasan, y otras dos personas en Beirut, aunque otras versiones hablan de ocho muertos y más de cien heridos.

En un comunicado, el portavoz Ahmad Hariri pidió la renuncia “inmediata” del Ejecutivo del primer ministro, Nayib Mikati, porque “mantenerlo sería ofrecer cobertura y protección a los criminales para que continúen con sus planes”.

Tras mantener una reunión de urgencia, la oposición libanesa destacó que “las fuerzas del mal comenzaron a actuar con el asesinato de Hasan”, y responsabilizaron directamente a Mikati de lo ocurrido.

Culpan a al Asad

Asimismo, la coalición solicitó a los libaneses que hoy participen en los funerales de las víctimas durante la decretada jornada de luto nacional.

Aunque se desconoce el autor del atentado, el líder opositor y exprimer ministro Saad Hariri culpó abiertamente al presidente sirio, Bachar al Asad, de la muerte del responsable de los servicios secretos, mientras que el grupo chií libanés Hizbulá --que apoya a Damasco y tiene un papel importante dentro del Gobierno-- condenó el atentado y pidió la unidad de los libaneses.

Mientras tanto, la situación continúa tensa en el país, sobre todo en la ciudad septentrional de Trípoli, donde el Ejército tuvo que intervenir para devolver la calma en la zona después que partidarios y detractores del régimen sirio intercambiasen disparos con ametralladoras y lanzagranadas RPG, según la televisión local LBC.

Muchas calles siguen cortadas en distintas partes del Líbano por manifestantes que salieron a protestar contra el atentado, al tiempo que los jóvenes del movimiento opositor Futuro, --de Saad Hariri-- protagonizaron una sentada en la capital frente al monumento del exprimer ministro Rafiq Hariri, asesinado en 2005.

Ban Ki-moon condena

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el atentado en Beirut en el que murió un alto mando de la Policía libanesa, e hizo un llamamiento a la calma ante las tensiones que vive la región.

“El Secretario General condena con firmeza la explosión de una bomba en el corazón de Beirut que dejó varios muertos, incluido el jefe de Inteligencia de la Policía, el general Wissam Hasan, y decenas de heridos”, dijo el portavoz de la ONU en un comunicado.

“En estos momentos de turbulencia regional, resulta de vital importancia que todas las partes mantengan la calma y eviten la confrontación para preservar la paz y estabilidad en Líbano”, añadió el Secretario General.

El atentado también fue condenado por el Consejo de Seguridad de la ONU, que reafirmó que los actos terroristas son “injustificados” vengan de donde vengan, porque son “una de las más serias amenazas” a la paz y seguridad, y reiteró su determinación de combatirlo.