•   Damasco  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El enviado especial de la ONU, Lajdar Brahimi, planteó hoy su propuesta de tregua temporal para la próxima semana en una reunión en Damasco con autoridades sirias, que insistieron en que el fin de la violencia depende de todas las partes.

Brahimi se entrevistó con el titular sirio de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem, para analizar "las circunstancias objetivas para cesar la violencia por cualquier parte", según un comunicado del Ministerio de Exteriores.

El comunicado no se refiere de manera expresa a la iniciativa del mediador internacional, que viajó a Siria para intentar que las partes en conflicto acepten un alto el fuego durante la festividad musulmana del "Aid al Adha" la próxima semana.

Está previsto que la también llamada Fiesta del Sacrificio comience el próximo 26 de octubre, una ocasión que Brahimi quiere aprovechar para dar los primeros pasos hacia una solución de la crisis siria, que estalló en marzo de 2011 y ha causado más de 25,000 muertos, según cifras de la ONU.

Sobre esa propuesta concreta, el Gobierno sirio -que esta semana se limitó a expresar su "compromiso" a las iniciativas de los mediadores internacionales- no adelantó su postura oficial en el comunicado difundido por la agencia oficial de noticias Sana.

En su lugar, insistió en que la única manera de solucionar el conflicto pasa por "propiciar una atmósfera para lanzar un diálogo más amplio entre los sirios", que a su vez esté "lejos de cualquier forma de intervención extranjera".

Damasco volvió a arremeter contra los que "socavan la misión (de Brahimi) suministrando armas, cobijando, entrenando y financiando a los grupos terroristas armados", como denomina a los opositores, que según su versión son apoyados por Catar, Arabia Saudí y Turquía.

En ese sentido, el Gobierno sirio subrayó que la reunión, que calificó como "seria y constructiva", sirvió para analizar "lo que se requiere del resto de las partes" involucradas en el conflicto.

Brahimi y Al Mualem abordaron también el papel humanitario y mediador de Naciones Unidas en Siria, así como la forma que tiene Damasco de facilitar la misión del enviado especial.